Cómo usar un extintor de incendios

Un extintor de incendios es un aparato bajo presión diseñado para expeler su carga de tal manera que sea posible con ella atacar con éxito un foco de incendio.

Los extintores sólo sirven para sofocar principios de incendios, no sirven para apagarlos, pues en ese caso se requiere la acción de profesionales en el tema, como los bomberos; pero evidentemente, resultan fundamentales para que un fuego no se extienda y se convierta en un incendio.

Las instrucciones de uso de los extintores se encuentran obligatoriamente en el frente de todos los equipos. La pérdida de algunos segundos en su lectura, seguramente redundará en una mayor eficiencia de aquellas personas no experimentadas en el tema.

Resulta fundamental no usar un equipo a base de agua si en la zona del fuego no se ha cortado previamente la corriente eléctrica. También es muy importante recordar que, ya no existen equipos que deban ser invertidos (puestos cabeza abajo) para su uso: todos los extintores se usan sin invertirlos, pues de hacerlo no funcionarán.

Tampoco se debe probar el extinguidor antes de usarlo, por cuanto perderá su presión y no saldrá todo su contenido. Los extintores deben ser accionados directamente sobre el fuego para ser realmente efectivos.

Así pues, y ya ubicado frente al fuego se debe quitar el precinto de seguridad y el seguro o traba (es un pasador de metal con un anillo para sujetarlo que impide la descarga accidental), presionar la palanca de la válvula y dirigir la descarga con movimiento de vaivén a la base del fuego, tomando la precaución de realizar siempre el «barrido» de la base del fuego.

Se debe iniciar la descarga lo más cerca posible y avanzar hacia el fuego gradualmente. Una vez apagado el fuego, aunque queden restos de carga en el extintor, es conveniente terminar de descargarlos por dos motivos: 1) el fuego puede no estar completamente apagado en el interior de los objetos quemados, pudiendo volver a descontrolarse (efecto de reignición) y 2) si se suspende el accionamiento, como ya se ha dicho, no se puede reiniciar.

Resulta en muchos casos conveniente, de ser posible, acercarse al fuego con más de un extintor, de forma tal que si no se lo domina con el primero, hay otro equipo a mano para atacar sin pérdidas de tiempo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *