• Categoría de la entrada:Prevención

Ser el copiloto es una gran responsabilidad, sobre todo en los trayectos largos.

En efecto, se dice que al menos el 26% de las distracciones que pueden convertirse en accidentes derivan del copiloto, pues una persona ruidosa y desordenada puede ser un elemento de distracción.

Para evitarlo, puedes seguir estos lineamientos que caracterizan a un buen copiloto.

1. Un buen copiloto es sereno y calmado

Conducir requiere concentración y calma, por eso el acompañante debe estar relajado, tranquilo y transmitir esa sensación al conductor. Evita distraerlo con conversaciones pesadas, bromas o música excesivamente alta, además de poder mantener la calma en situaciones de emergencia. Las charlas son un punto clave, pues pueden alterar y distraer al conductor si los temas no son adecuados. Procura hablar asuntos amenos y que no desencadenen discusiones. 

2. Se encarga de la seguridad

Un buen compañero de camino evita que el conductor conduzca bajo la influencia del alcohol o drogas, asimismo no permite que suban demasiadas personas al auto y les hace utilizar el cinturón de seguridad o sillas infantiles.

3. Sabe dar indicaciones del camino y conducir

El copiloto debe tener conocimientos básicos, es decir, poder identificar problemas en el auto: ruidos raros del motor, neumáticos bajos o si hay peligros en la vía. También debe conocer las señales básicas y poder dar indicaciones claras acerca de la ruta por seguir. El acompañante es quien debe ayudar a manejar dispositivos como GPS o teléfonos celulares, para evitar distracciones del conductor.

Entre otras funciones, el copiloto debe permanecer despierto en los viajes largos, como medida de seguridad, para evitar que el conductor se duerma, además puede proporcionarle bebidas y meriendas durante el camino. Lo ideal es que también tenga licencia de conducir, para que pueda tomar el volante en caso de emergencias.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta