• Categoría de la entrada:Prevención

Tener un plan de emergencia familiar no es ser pesimista o paranoico, sino estar preparados para situaciones inesperadas, saber cómo actuar durante una y reducir el estrés que pueden producir.

Un plan de emergencia familiar es un conjunto de reglas y procedimientos que nos ayudará a saber
cómo actuar en caso de haber un incidente inesperado, bien sea de origen natural, como huracanes, inundaciones, incendios, volcanes, aludes, terremotos, etc. o accidentes causados por errores humanos. (radioactivos, presas,

Obviamente no tiene sentido prepararse para huracanes en un lugar donde nunca ocurren, por ello es importante, ante todo, identificar el tipo de desastres más propensos a ocurrir en tu zona.

Un plan familiar para emergencias debe constar de tres aspectos fundamentales:

    1. Preparación antes de una emergencia.
    2. Preparación para saber cómo actuar durante una emergencia.
    3. Preparación para saber cómo proceder después de la emergencia.

Preparación para una emergencia

  • Lleve consigo los números de teléfono de la casa y el trabajo de tus familiares y amigos. No solamente en el celular, recuerde que puede quedarse sin batería. Llévelos en un papel o agenda.
  • Escoja como punto de contacto a alguien que viva lejos y, si ocurre algo, contacte con ellos.
  • Compruebe que las llaves de paso principales e interruptores de luz, gas y agua están claramente marcadas y que puede abrirlas y cerrarlas o conectarlos y desconectarlos.

Prepare un bolso de emergencias y téngalo a mano. Enseñe a todos en su familia dónde está ubicado. Debe incluir:

  • Agua embotellada.
  • Alimentos energéticos.
  • Radio y pilas de recambio.
  • Linterna y pilas de recambio.
  • Medicación imprescindible.
  • Botiquín de primeros auxilios (Mantener fuera del alcance de los niños)
  • Haga un curso de primeros auxilios.

Si se produce una emergencia

  • Mantenga la calma. Si no conserva la calma pondrá nervioso a las personas que están a su alrededor. Si además está al cuidado de otros, ellos estarán más tranquilos si muestra tener dominada la situación, en especial los niños, porque así se sentirán seguros y protegidos.
  • Escuche la radio local y siga los consejos de los servicios de emergencia.
  • Preste atención a peligros inmediatos como humo, agua y edificios poco seguros.
  • Ayude a la gente vulnerable que tenga cerca.
  • Ofrezca primeros auxilios y pida ayuda.
  • Prepárese para evacuarse a ti mismo, a dus familiares, a vecinos con problemas y a las mascotas.
  • Llévese la bolsa de emergencias.
  • Siga el plan de contactos personales.

Lista de tareas para estar a salvo

  • Ponga junto a los teléfonos los números de servicios como bomberos, policía y ambulancias.
  • Enseñe a los niños de qué manera y en qué momento hay que llamarlos para pedir ayuda.
  • Compruebe si la cobertura de su seguro es la adecuada.
  • Descubra los riesgos potenciales que su casa puede plantear.
  • Establezca las mejores vías de escape y busque dos maneras de abandonar cada habitación. No está de más contar con una escalera plegable de emergencias si se vive en apartamentos o se tiene un segundo piso en la vivienda.
  • Detecte los lugares seguros de su casa ante cada tipo de desastre.

Practique el plan y respételo

  • Haga preguntas a sus hijos más o menos cada seis meses.
  • Realice simulacros de evacuaciones por incendio y de emergencia al menos una vez al año.
  • Sustituya cada seis meses el agua y los alimentos almacenados.
  • Pruebe y recargue los extintores según las instrucciones del fabricante.
  • Compruebe y actualiza los números de servicios de emergencia tanto en las libretas telefónicas como en los celulares.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta