• Categoría de la entrada:Seguros

Según el portal Cinco Días, existen pólizas de seguros de todo tipo: contra virus, ciberamenazas, drones o riesgos políticos.

¿Tiene que viajar y las noticias sobre el virus del zika le causan zozobra? Asegúrese. ¿Ha puesto un dron en su vida y teme sus consecuencias? Asegúrese. ¿Su trabajo le obliga a estar de la ceca a la meca y teme que cualquier día un animal salvaje se le atraviese en la carretera? Asegúrese.

¿Tiene fecha de boda, pero es de los que a pesar de todo se resiste a pasar por el aro y teme arrepentirse en el último momento? Asegúrese. Hoy día existen todo tipo de pólizas que responden ante una diversidad de situaciones casi tan amplia como abarque nuestra imaginación.

Casi todo, por raro o curioso que le parezca, puede ser sujeto de un seguro y lo único que varía respecto a cualquiera de las pólizas normales que maneja el común de los mortales –hogar, coche, vida– es la prima de riesgo, en general, mucho más cara que la de los seguros más usuales.

La lista de seguros inauditos, desconocidos y hasta casi secretos es larga y la prima de riesgo de este tipo de coberturas oscila entre el 1% y el 3% del capital asegurado, aunque en casos excepcionales puede llegar al 10%.

Una empresa española, Aon pone a disposición de los interesados todo tipo de pólizas, “que van desde los seguros que protegen la reputación o la imagen de marca de una empresa, hasta los satélites en órbita donde en caso de siniestro no es posible enviar un perito a comprobar si el problema está o no cubierto por el seguro”, explica Adam Mckay, director de desarrollo.

Y hay más e igual de sorprendentes como “los que protegen a los consejeros en las grandes empresas españolas y que cada día es más una profesión de riesgo”, y otros más entendibles: “Deportistas de elite cuyo valor para un equipo es millonario, o actores o actrices cuyo abandono del rodaje de una película impactaría gravemente sobre el presupuesto de producción”, reflexiona Mckay.

Las piernas de Cristiano Ronaldo están aseguradas en 100 millones de euros, cuatro más que lo que pagó el Real Madrid por su fichaje; las manos de Iker Casillas valían entre 6 y 7,5 millones en el mejor momento del guardameta y 10 llegaron a costar las de Fernando Alonso cuando luchaba por la pole position en la Formula 1. La cantante Taylor Swift aseguró sus piernas en otros 37 millones de euros; Jennifer López, su trasero por 6 millones, y Jennifer Aniston, su rubia melena por otros tantos.

La revolución que han supuesto Internet y las nuevas tecnologías también han resultado ser un campo abonado para la irrupción de seguros atípicos.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta