• Categoría de la entrada:Seguros

Sector seguros bajo presión, al tener que enfrentar una inflación desbordada,una pérdida del poder adquisitivo de los asegurados y una gran carga fiscal.

Las empresas de seguros sienten el impacto de una economía donde:

  • La inflación se ha disparado.
  • Las familias enfrentan severos problemas para renovar sus pólizas.
  • Las autoridades aplican una ley que controla férreamente al sector y eleva la carga de impuestos.

La evidencia de que las compañías enfrentan tiempos duros.

El pago que hacen las personas y las empresas para adquirir sus pólizas, es conocido como primas.

En consecuencias,esta no son es suficiente para cubrir:

  • El costo de los siniestros.
  • Los gastos de funcionamiento.
  • Las comisiones que se cancelan a los intermediarios que captan los clientes.

Cuando esto ocurre, las aseguradoras registran pérdidas técnicas, es decir, la actividad medular reporta cifras rojas.

Las estadísticas de la Superintendencia de la Actividad Aseguradora registran que en los primeros nueve meses de este año, las pérdidas técnicas suman 73 mil 172 millones de bolívares.

Esta es  una cifra que se traduce en un salto de 29% respecto al resultado de junio.

Respaldo de reaseguro

Las compañías de seguros se protegen a través de empresas conocidas como reaseguradoras.

Básicamente, suscriben un contrato para que la reaseguradora asuma parte o la totalidad de un posible siniestro.

Por lo tanto, de esta manera disminuye el riesgo.

Cuando el costo de esta protección es menor a lo que las aseguradoras obtienen para cancelar siniestros, surge un resultado positivo.

Además, las aseguradoras invierten sus reservas técnicas, como se denomina a los recursos que deben constituir para garantizar a los asegurados el pago de los siniestros, colocando parte del dinero en :

  • Depósitos en efectivo.
  • Bonos.
  • Bienes inmuebles.

El sector obtiene al cierre de septiembre, utilidades por el orden de 42 mil 490 millones de bolívares.

Como resultado del reaseaseguro .

Además, de los los ingresos provenientes de la inversión de las reservas, es decir, de dos áreas que no son el corazón del negocio.

El desajuste

La inflación es el principal elemento de perturbación.

El negocio de las aseguradoras se sustenta en que:

  • No todos los que compran una póliza sufrirán la enfermedad.
  • El incendio.
  • El choque de su vehículo.
  • La calamidad sobre la cual se protegen.

Pero cuando la inflación se desborda, el costo de las intervenciones quirúrgicas o de los repuestos para reparar los vehículos, por ejemplo, crecen a una velocidad tal que impacta los resultados.

En 2015, Venezuela sufrió una inflación de 180% -la más alta de su historia- y para este año, las proyecciones son muy negativas.

El reporte de Latin Focus, que agrupa las proyecciones de bancos y firmas especializadas, señala que para este año:

  • Goldman Sachs pronostica para Venezuela una inflación de 483%.
  • Credit Suisse 445%.
  • Barclays Capital 294%.
  • Ecoanalítica 511%.
  • UBS 700%.
  • JP Morgan 900%.
La escasez como flagelo

La escasez también interviene en la ecuación.

El gobierno recortó las importaciones a causa de :

  • Descenso en los precios del petróleo —que aporta 96 de cada 100 dólares que ingresan al país—
  • Ausencia de ahorros.
  • Incremento de la deuda en divisas.

El resultado son, talleres mecánicos sin repuestos y clínicas sin insumos.

Por lo tanto, un siniestro que es reportado hoy puede tardar hasta cinco o seis meses en resolverse.

En consecuencia, en ese tiempo el precio de la intervención quirúrgica o la reparación puede duplicarse.

Fuentes del sector indican que no es posible ajustar el costo de las primas al alza que experimentan los siniestros.

También señalan, que la Superintendencia de la Actividad Aseguradora tiene la potestad de aprobar o no cualquier incremento y lo hace con bastante retraso.

Por otra parte, hay que tomar en cuenta que la clase media venezolana se ha empobrecido notablemente en el último año.

Estudio sobre Latinoamérica

Latinobarómetro publicó los resultados de su último estudio en la región.

Soportado por entrevistas cara a cara efectuadas en 18 países entre el 15 de mayo y el 15 de junio de 2016.

La medición del ingreso subjetivo deja un registro de cómo se sienten los latinoamericanos ante los vaivenes de sus ingresos personales.

Esta medida consiste en cuatro categorías de ingreso disponible que reportan los entrevistados:

  • Les alcanza bien y pueden ahorra
  • Les alcanza justo sin grandes dificultades
  • No les alcanza y tienen dificultades
  • No les alcanza y tienen grandes dificultades.

En el caso de Venezuela, 82% de la población indica que no le alcanza el ingreso y solo 15% responde que le es suficiente.

Las reservas

El 4 de enero de este año, la Gaceta Oficial 40.819 publicó la reforma que el presidente Nicolás Maduro hizo a la Ley de la Actividad Aseguradora.

Entre los aspectos tocados por el primer mandatario, figura una modificación en la manera en que pueden invertirse las reservas técnicas.

Puesto que , en un entorno de elevada inflación, tiene consecuencias profundas.

Antes de esta reforma, las aseguradoras no podían colocar en la banca más de 30% de las reservas técnicas.

Mientras que ahora, como establece el artículo 54, están obligadas a depositar “no menos del 50%” en las entidades financieras.

Como resultado, en medio de la inflación más alta de la historia, la mitad de las reservas técnicas debe permanecer en la banca.

Rendimiento pírrico

Sin embargo, solo reciben  un rendimiento anual que, en vista del control que existe sobre las tasas de interés, a lo sumo puede alcanzar 15%.

El resto de las reservas puede invertirse colocando no menos de 30% en bonos y no más de 20% en inmuebles.

Un análisis de las implicaciones económicas de la reforma a la ley, elaborado por la Cámara de Aseguradores de Venezuela, indica que esta estructura “no protege los valores de las reservas”.

Aportes desmesurados

Las aseguradoras añaden a su lista de problemas, el incremento en los aportes que deben hacer al Estado por distintas causas.

El 16 de marzo de este año, Nicolás Maduro emitió el decreto 2.250, publicado en la Gaceta Oficial 40.872.

Dicho decreto,  ordenó que las compañías de

  • Seguros.
  • Medicina prepagada.
  • Cooperativas que realicen actividad aseguradora.
  • Administradoras de riesgos.

depositarle al Fonden, una suma de dinero equivalente a entre 1% y 3% del monto de las primas de las pólizas de salud.

A los aportes para la salud, se añade una batería de desembolsos previstos en distintas normativas, aprobadas con anterioridad, que extraen recursos de las empresas de seguros:

Las aseguradoras deben realizar:

  • Una contribución especial para la Superintendencia de la Actividad Aseguradora de entre 1,5% y 2,5% de las primas cobradas.
  • Hasta el 5% de la utilidad del ejercicio económico para impulsar la investigación y desarrollo de la actividad aseguradora.
  • 10% del resultado técnico obtenido en los ramos que cubren riesgos catastróficos para otro fondo especial.
  • 18 impuestos previstos en la Ley de Impuestos Sobre la Renta, Ley de los Cuerpos de Bomberos y Ley Orgánica de Drogas, entre otras.

Autor:Víctor Salmerón

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta