• Categoría de la entrada:Prevención

Saber si una casa de segunda mano está en buen estado le ayudará a acertar a la hora de tomar la decisión de comprar una vivienda.

Es fundamental fijarse en todos los detalles para que, una vez adquirida, no tengamos que lamentarnos o desembolsar un dinero que no estaba previsto en arreglos y reformas de la casa en cuestión.

Para que eso no suceda no te dejes impresionar por el primer golpe de vista. No basta con que una casa sea bonita o esté decorada con buen gusto. Piensa que los propietarios suelen hacer un lavado de cara a su vivienda cuando desean venderla. Se esmeran en que la casa luzca limpia y bonita cuando alguien va a visitarla. Si la estética y decoración de la casa te gusta, por supuesto que es una ventaja añadida. Pero recuerda que no es lo más importante. La decoración y el aspecto de una vivienda siempre podemos modificarla a nuestro gusto.

Lo que realmente tienes que comprobar son otros detalles mucho más funcionales que, de dar problemas después de adquirir la casa, pueden presentar una solución cara y complicada.

Saber si una casa de segunda mano está en buen estado depende de las siguientes comprobaciones básicas:

  • La estructura. Compruebe el grosor de paredes y tabiques y la calidad de los materiales. Fíjese en que ninguna pared presente humedad o esté curvada o con grietas.
  • Los chorros. Abra todos los chorros de la casa y comprueba que funcionan correctamente o que ninguno presenta goteos o piezas sueltas.
  • Instalación eléctrica. Las instalaciones muy antiguas pueden dar problemas. Asegúrese de que su estado es bueno, ya que cambiar o renovar toda la instalación eléctrica de una casa no es algo barato. Encienda y apague todas las luces de todas las habitaciones y compruebe que funcionan bien.
  • Tuberías. Fíjese en que no hay ningún tipo de humedad en ninguna zona de las paredes o techos. Pregunte al propietario cuánto tiempo tiene el sistema de tuberías. Si le dice que se ha renovado recientemente no dude en pedir un comprobante de la obra, como por ejemplo una factura. Unas tuberías defectuosas pueden provocar grandes problemas en la vivienda.
  • Medidas. Muchos propietarios exageran el tamaño de su vivienda cuando desean venderla. No dude en medir la casa que visite para comprobar que las dimensiones de la misma se corresponden con lo que el propietario dice. No se deje engañar.
  • Seguro. Si la vivienda está asegurada revise la póliza y la siniestralidad. Es un buen indicador del estado de la edificación.

No dude en hacerse acompañar de un experto o perito que haga una revisión minuciosa de la casa si tiene alguna duda.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta