• Categoría de la entrada:Salud

Roncar es un problema de salud que afecta desde el sueño y el descanso, el rendimiento laboral-académico y hasta la pareja. La tendencia alergénica, la mayor ingesta de alcohol y esos kilos de más inciden en el aumento de los ronquidos, porque la persona no tiene una buena ventilación nasal y orofaringea

¿Cuántas veces ha pasado por la incómoda situación de dormir con alguien que ronque?

De acuerdo a la Asociación Británica del Ronquido escuchar a otra persona roncar consume dos años de sueño. Por otra parte, el roncador tampoco descansa durante la noche porque no respira bien y eso repercute al día siguiente en su nivel de atención; en la disminución de la capacidad de aprendizaje y/o de concentración en la actividad laboral o académica que realice; y en sus relaciones personales.

De lo anterior, se deduce que roncar, más que una molestia, es un problema de salud. Esto se complica durante los meses navideños cuando se presenta una mayor tendencia alergénica por las decoraciones o arreglos en el hogar propios de la época; el florecimiento en algunas ciudades de la conocida “flor del Ávila” o “Capín Melao” y el descenso en la temperatura.

Aunado a otros elementos como el aumento de peso que incrementa la presión abdominal y sube el diafragma, disminuyendo la capacidad pulmonar; la ingesta de bebidas alcohólicas que pone más flácido el paladar blando; y la alteración en el horario de sueño.

Al respecto, la doctora Sajidxa Mariño, otorrinolaringóloga especialista en cirugía endoscópica de nariz y senos paranasales y presidente de la Sociedad Venezolana de Otorrinolaringología, explica que un paciente roncador usualmente presenta obstrucción nasal, probablemente por cornetes hipertrofiados (agrandados) lo cual impide el paso del aire.

Al abrir la boca para respirar más durante el sueño, el paladar blando, que puede o no estar un poco alongado, con la campanilla muy larga y que vibra, emite una respiración oral ruidosa que es el ronquido.

Ese ronquido por las noches puede llegar a ser tan molestoso como el sonido de un taladro de construcción, lo cual afecta sus relaciones de pareja y familiares. Además, el paciente roncador presenta periodos sin respirar, que al prolongarse en el tiempo se convierten en Apnea del sueño, una enfermedad que afecta seriamente la respiración.

Tratamiento multidisciplinario

Las investigaciones sobre el ronquido señalan que se trata de algo complejo que implica varias áreas a estudiar, por lo cual, dependiendo del caso, va a requerir un equipo multidisciplinario: otorrinolaringólogo, odontólogo, cirujano maxilofacial si lo necesitan, neumonólogo, cardiólogo y nutricionista.

“El paciente roncador puede presentar otras características como mandíbula pequeña, cuello corto o abdomen prominente, factores que disminuyen la capacidad ventilatoria y es necesario mejorar su ventilación nasal y orofaringea (paladar blando).

Los tratamientos de cirugía de cornetes en consultorio y la cirugía de paladar en consultorio, pueden llegar a hacer que deje de roncar o que mejore considerablemente. Y si es necesario, se complementa con un tratamiento odontológico con férulas de avance mandibular o tratamientos que serían efectivos por un cirujano maxilo facial, si así lo requiere”, explica Mariño.

¡Sin reposo y sin dolor!

Anteriormente, la única opción para reducir el tamaño de los cornetes era la operación en el quirófano, sin embargo, desde hace cuatro años en Venezuela, la doctora Mariño utiliza la técnica con el láser diodo en el consultorio, como un procedimiento que solo necesita dos horas previas para la preparación del paciente, se efectúa en 10 minutos, sin dolor ni sangrado, no se colocan tapones, no requiere hospitalización ni extensos reposos y puede ser realizado tanto en niños como en adultos.

Más de 270 pacientes ya evidencian los resultados, sin embargo, la especialista advierte: “Con cualquier técnica, con cualquier aparato que se utilice, en toda persona que tenga hipertrofia de cornetes, si no tiene un tratamiento médico posoperatorio y control médico una vez al año, estas estructuras volverán a crecer.

La intervención con láser diodo en el consultorio puede hacerse siempre y cuando no exista una desviación del tabique 100% obstructiva. Es una alternativa eficaz en niños mayores de  7 años, adultos, pacientes con limitación para anestesia general, pacientes renales, con insuficiencia cardíaca y en adultos mayores.

– See more at: /din/?q=node/8901#sthash.3ekJn9SI.dpuf

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta