• Categoría de la entrada:Prevención

Patinar con el  carro parece muy espectacular en las películas, pero cuando nos ocurre y no lo hemos provocado, puede ser una situación potencialmente peligrosa.

Y es que muchas veces no sabemos cómo reaccionar cuando nuestro carro ha decidido cambiar de rumbo sin nuestra intervención.

La mayoría de los patinazos ocurren cuando uno o más neumáticos pierden adherencia. Muchas veces, es el resultado de un cambio de giro brusco, una fuerte frenada o una velocidad excesiva para las condiciones, como una carretera mojada, sucia, con polco o grasa.

Los carros actuales, a pesar de tener sofisticados y eficaces sistemas de ayuda a la conducción, no pueden doblegar las leyes de la física. Entonces, a veces puede ocurrir un patinazo.

Para evitar patinar en una carretera que no está perfectamente lisa y seca lo ideal es reducir la velocidad (no podremos ir a la misma velocidad que si estuviese seca) al mismo tiempo que operamos los controles del coche (volante, acelerador, cambio) de forma suave. Frenar fuerte y girar al mismo tiempo, puede provocar un accidente de este tipo. Hay que hacerlo todo con suavidad, con firmeza si es necesario, pero nunca bruscamente. Sin embargo, aún así, a veces no podremos evitar patinar.

Siempre que se conduce y ocurre un deslizamiento, es muy importante mirar al punto al que queremos ir. Si mira a la cuneta mientras el auto patina acabará en la cuneta. Si mira al canal donde quieres llevar el auto irás a ese punto casi de forma natural.

En caso de patinazo es importante mantener la calma. No significa que el accidente sea inevitable. Manteniendo la cabeza fría y aplicando estos consejos, aunque vayan en contra de nuestro instinto, podremos salir airosos de esa situación.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta