• Categoría de la entrada:Prevención

Casi la mitad de las lesiones oculares ocurren en el hogar.

El 90 por ciento de esos accidentes se podría haber evitado con una protección adecuada. Por eso es tan importante cuidarse para impedir que se produzcan daños que pueden tener consecuencias serias en los ojos y hasta provocar la pérdida de la visión.

A veces, son los accidentes más pequeños los que provocan los mayores daños, y en muchas oportunidades ocurren en el hogar, durante incidentes que podrían haberse evitado.

Según datos de la Academia Americana de Oftalmología y la Sociedad Americana de Trauma Ocular, tomados de una encuesta a nivel nacional en Estados Unidos, más del 40 por ciento de las lesiones en los ojos fueron producidas mientras las personas hacían tareas en el hogar, el jardín y la cocina. ¿Haciendo qué, por ejemplo? Pues ocupaciones de lo más sencillas, cotidianas y necesarias, como freír comida o limpiar con cloro.

  • Si está usando aceite muy caliente para freír, basta con que se salpiquen algunas gotitas hirviendo en la cara y entren en uno de sus ojos para afectarlo seriamente.
  • Si está limpiando algo con productos químicos irritantes -como el cloro, el limpiador del horno, disolventes o limpiadores de piscinas- y salpican en los ojos, también puede ser muy peligroso.
  • Si está abriendo una botella de vino espumante, sidra o champán y el corcho sale volando, puede ser como un proyectil.
  • Si al cortar la hierba del jardín o podar las plantas saltan ramas o piedras sueltas, también son como proyectiles que pueden lastimar los ojos.
  • Si trabaja en el garaje con herramientas que producen fragmentos o partículas de polvo (sierras, lijadoras o taladros), alguna de ellas puede saltar y lesionar sus ojos.
  • Si al caerse o tropezarse con los muebles o las alfombras se golpea en los ojos, por supuesto que es peligroso.

Todo esto puede evitarse usando la protección correcta que, en general, consiste en usar gafas especiales de acuerdo a cada actividad. Por ejemplo, la Academia Norteamericana de Oftalmología, recomienda usar gafas protectoras al hacer reparaciones caseras, al usar productos químicos para la limpieza y hasta cuando los niños preparan proyectos escolares en los que están en contacto con pegamentos y pinturas que accidentalmente puedan entrar al ojo, al restregarse la cara con las manos sucias.

Otros cuidados que pueden ayudarle son:

  • Lea las etiquetas de los limpiadores y los químicos para saber cómo usarlos apropiadamente. Use gafas y guantes protectores al aplicarlos y no mezcle productos, para evitar reacciones que puedan ser peligrosas.
  • Asegure las alfombras para evitar caídas.
  • Tenga cuidado con los objetos puntiagudos (como cuchillos y tijeras), así como con los extremos de los muebles en punta, especialmente si en el hogar hay niños y ancianos.
  • Antes de cortar el césped, retire las piedras o cualquier tipo de basura que pueda saltar, convirtiéndose en un proyectil.
  • Al usar una botella con aerosol, asegúrese que la boquilla apunte en dirección contraria.
  • Tenga cuidado al freír. Si no tiene un protector para la grasa, para usar sobre la sartén, use gafas de seguridad.
  • En las fiestas, evite el uso de fuegos artificiales en casa.

 

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta