• Categoría de la entrada:Prevención

Los bancos han hecho desde hace tiempo enormes esfuerzos para trasladar sus operaciones hacia las plataformas electrónicas, a fin de subsanar las constantes demandas por nuevas tecnologías.

A pesar de ello, deben enfrentar un factor que se sumó a toda la practicidad y la velocidad de los sistemas electrónicos bancarios: la preocupación por la seguridad de la TI.

En 2015 las noticias dieron cuenta de que un grupo internacional de ladrones de bancos digitales, que hackearon cuentas bancarias y forcejearon cajeros (ATM), lograron robar en dos años cerca de $1,000 millones de dólares de 100 bancos en varios países.

Conscientes de la importancia de mantener la confiabilidad, los bancos invierten todos los años millones de dólares en sistemas de seguridad física y electrónica para garantizar la seguridad y la estabilidad de los servicios. De la misma forma, nuevas asociaciones comerciales con gobiernos, la policía y el Poder Judicial están siempre renovando los patrones de protección.

Desde hace años, sobre todo en el sector B2B, las instituciones financieras efectúan transacciones electrónicas a nivel mundial. En los bancos minoristas la realidad es la misma; incluso hasta bancos menores en comunidades locales ya atienden más clientes mediante el banco online que en la institución bancaria misma.

Esta migración transformó las operaciones: un scanner de virus en funcionamiento es tan importante como un auto blindado, y un sitio web con alto desempeño, disponible las 24 horas, es más prioritario que el acceso a la agencia bancaria local. Incluso en este escenario “virtual”, los bancos están expuestos a muchos peligros: un asalto convencional a su centro de datos, desastres ―como un incendio o una inundación―, ataques cibernéticos ocasionados por virus y trojanos o pérdida de datos en copias de seguridad mal ejecutadas.

Si por un lado es necesario invertir en sistemas de seguridad para contener estos peligros, por otro es posible encontrar alternativas inteligentes para auxiliar a la prevención tanto de amenazas físicas como virtuales a través de la adopción de un software de monitoreo de redes.

Un software de monitoreo de redes ofrece sensores que acompañan la actividad de la banca, ofreciendo informaciones completas para el control de la seguridad en todas las interfaces del banco.

 

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta