• Categoría de la entrada:Prevención

Debemos tener mucha precaución con los productos de limpieza.

Cualquiera de los productos de limpieza que utilizamos en nuestro hogar puede contener sustancias perjudiciales.

Para evitar cualquier riesgo debemos leer detalladamente las etiquetas y ser muy cuidadosos con su uso. Le mostramos una clasificación de los diferentes productos según sus posibles consecuencias negativas sobre la salud.

Muy tóxicos: Una mínima cantidad ingerida, inhalada o que penetre a través de la piel puede provocar daños agudos, crónicos y en ocasiones la muerte.

Tóxicos: La cantidad ingerida, inhalada o que penetre a través de la piel debe ser mayor que en el caso de los Muy tóxicos para provocar el mismo daño.

Nocivos: La ingestión, inhalación o la cantidad de producto que penetre a través de la piel debe ser aún mayor para provocar daños en nuestro organismo.

Corrosivos: Cuando uno de estos productos contacta con algún tejido vivo provoca su destrucción.

Irritantes: Provocarán una reacción inflamatoria si entran en contacto con la piel o las mucosas.

Sensibilizantes: La inhalación o la penetración a través de la piel del producto, provoca una reacción de hipersensibilidad de nuestro sistema inmunológico. Así, si se produjera una posterior exposición provocaría daños en nuestro organismo.

Carcinogénicos: Tanto su inhalación como su ingestión o penetración cutánea pueden producir cáncer o aumentar la frecuencia de sufrirlo.

Mutagénicos: Tanto su inhalación como su ingestión o penetración cutánea pueden producir alteraciones genéticas o aumentar el riesgo de padecerlas.

Tóxicos para la reproducción: En caso de ingestión, inhalación o penetración a través de la piel, provocarán trastornos no hereditarios en la descendencia o podrán aumentar la frecuencia de que éstos se produzcan, e incluso afectarán a la capacidad reproductiva.

 

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta