• Categoría de la entrada:Seguros

Las estadísticas de las catástrofes naturales durante el primer semestre de 2014 se han caracterizado por un “agradable bajo nivel de reclamaciones globales”, afirma MUNICH RE. Las pérdidas económicas globales de Estados Unidos han supuesto 42.000 millones de dólares y pérdidas aseguradas por valor de 17.000 millones a finales de junio, unos datos muy inferiores a la media de los últimos diez años (95.000 millones y 25.000, respectivamente).

Pocas pérdidas aseguradas por desastres naturales hasta un total de 17.000 millonesPocas pérdidas aseguradas por desastres naturales hasta un total de 17.000 millones
El número de muertes causadas por estas causas también fue relativamente bajo, informa la reaseguradora. No obstante, hacia el final del año el fenómeno ‘El Niño’ podría afectar algunas regiones de manera diferente en cuanto al número y la intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos, señala el informe de MUNICH RE.

Durante la primera mitad del año, 2.700 personas han fallecido como resultado de una catástrofe natural; una cifra mucho más baja de lo normal durante los primeros seis meses del año (el promedio de 10 años es de 53.000). Se han originado alrededor de 490 de estos procesos naturales con pérdidas relevantes. Las mayores pérdidas económicas tuvieron lugar en EE.UU. (un 35%), seguidas de Europa y Asia (un 30% cada uno).

“Por supuesto, es una buena noticia que las catástrofes naturales hayan sido relativamente leves hasta ahora”, aseveró Torsten Jeworrek, miembro de la Junta Directiva de MUNICH RE y responsable del negocio mundial de reaseguros. “No hay que olvidar que no ha habido ningún cambio en la situación general del riesgo. Las medidas de minimización de la pérdida deben permanecer a la vanguardia de nuestras consideraciones. Esto significa, desde una perspectiva macroeconómica, que unas pérdidas posteriores más bajas significan que en su mayoría generan ahorros de varias veces la inversión. Y que protegen la vida humana”.

JAPÓN Y EE.UU. LOS MÁS AFECTADOS POR EL CLIMA

El efecto de la vulnerabilidad de la pérdida de las reclamaciones se demostró claramente por dos tormentas de nieve en Japón, explica MUNICH RE. Estas tormentas de febrero, afectando a la ciudad de Tokio y el centro de Japón, en particular, supusieron unas pérdidas totales de alrededor de 5.000 millones de dólares y pérdidas aseguradas por valor de más de 2.500 millones, siendo la catástrofe natural más costosa de todo el mundo en la primera mitad del año. Por otro lado, el largo invierno en América del Norte también ha causado importantes pérdidas, con temperaturas extremadamente frías y nevadas durante en la mayoría de los estados de EE.UU. y Canadá. Las pérdidas de varias ventiscas totalizaron alrededor de 3.400 millones de dólares. La tormenta de nieve más costosa alcanzó los 2.500 millones, de los cuales 1.700 estaban asegurados.
Por su parte, el suave invierno en Europa ha contribuido con fuertes inundaciones en Inglaterra que duraron hasta febrero. Afectó principalmente a las zonas rurales, y las pérdidas alcanzaron los 1.300 millones y las aseguradas 1.100.

Según Peter Hoppe, jefa de Área de Riesgos del Departamento de Investigación de MUNICH RE, hay un vínculo entre los extremos climáticos registrados en el hemisferio norte este invierno. “Estos extremos – con condiciones invernales pesados en Norteamérica y Asia, y el invierno extraordinariamente suave en la mayoría de Europa – se debieron a las corrientes de meandros significativos y prolongados”, dijo. “Los científicos siguen teniendo intensos debates acerca de si tales cambios sostenidos en los patrones de la corriente -y por lo tanto también su frecuencia en condiciones extremas y persistentes- podrían aumentar en el futuro debido al cambio climático”.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta