• Categoría de la entrada:Seguros

Se ha observado en Chile un incremento importante en el índice de penetración de la industria de los seguros. Actualmente, en el país hay más de 50 millones de pólizas, equivalente a un promedio aproximado de tres pólizas por ciudadano, lo que implica un gasto en seguros de US$ 692 al año, prácticamente el doble que hace una década. En este mismo periodo de tiempo, esta industria ha pasado de explicar un 3,1% del PIB a un 4,2% en la actualidad. Otra manera de verlo es mirar la prima per cápita en Chile, que es de cerca de US$ 700, lo que está muy por sobre la media latinoamericana que sólo alcanza los US$ 280.

Es por esto que es preocupante la falta de conocimiento que tenemos en el tema de los seguros y cómo podemos encontrarnos con una sensación de seguridad equivocada. El corredor de seguros tiene un rol fundamental en el asesoramiento del cliente, un seguro mal tomado puede tener consecuencias decisivas en el pago de un siniestro y una póliza bien estructurada vale lo mismo que una deficiente, la diferencia la hacen los conocimientos y el profesionalismo del corredor.

Solo a modo de ejemplo, Chile es un país de temblores y terremotos que con mucha frecuencia nos dejan grandes daños en nuestras propiedades. Existe en el mercado de seguros una cobertura específica que cubre los daños producidos por incendio y/o daños materiales a las propiedades luego de un sismo, que es un adicional al seguro de incendio y que puede ser incluido a la póliza de incendio con pago de prima exenta de IVA.

Al no contar con este adicional podemos encontrarnos después de un sismo con daños a la propiedad, donde no serían reembolsables los costos de su reparación, y me refiero principalmente a daños producidos a la construcción del inmueble; rotura de cañerías de agua que nos dañen paredes, pisos, alfombras y bienes muebles; incendio producto de un cortocircuito eléctrico; incendio y daño por explosión de gas (cocina, estufa y/o cañerías); e incendios por volcamiento de estufas a parafina, como fue el caso del departamento de Viña del Mar en el sismo del sábado pasado.

Actualmente los bancos son los únicos que exigen el adicional de sismo en las pólizas de incendio, a clientes a quienes les otorgan créditos. Normalmente se trata de abaratar la prima no tomando este adicional y es frecuente encontrarnos con cartas en los periódicos reclamando el no pago de indemnización cuando se tiene un seguro de incendio vigente.

Como muestra este ejemplo concreto y real, en la medida que aumenta la penetración de la industria de los seguros se hace cada vez más importante contar con una buena asesoría, comprometida con los intereses del cliente y de excelencia.

http://boletines.latinoinsurance.com.

 

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta