• Categoría de la entrada:Salud

Todos hemos escuchado decir alguna vez que el desayuno es la comida más importante del día.

Y aunque algunos científicos han empezado a cuestionar esta afirmación, ninguno disputa la importancia de un desayuno saludable.

Los fines se semana nos relajamos, no estamos trabajando y nuestro cerebro lo sabe, quiere disfrutar y descansar de lo que pudo haber sido una semana de alimentación estricta, pero por ser días libres, no tenemos porque alimentarnos mal.

¿Cómo es, en realidad el desayuno perfecto?

1. Alto en fibra: avena, cereales y fruta

No incluimos suficiente fibra en nuestra dieta y es fácil incorporarla al desayuno. Se recomienda la aceva que es un alimento rico en carbohidratos y fibra, y aporta mucha energía para afrontar el día, según los expertos.Los desayunos ricos en fibra también incluyen fruta, pan integral y algunos tipos de cereales.

2. Bajo en grasas saturadas

Es importante ingerir el número adecuado de calorías a lo largo del día, pues lo que comemos afecta el riesgo de ganar peso.

Un desayuno bueno para la salud debería ser bajo en grasas y alto en carbohidratos nutritivos, como los que se encuentran en legumbres, frutas y vegetales.

3. Ni sal ni azúcar añadido

Una pieza de fruta fresca podría servir para hacer que nuestro desayuno sea más dulce y apetecible al paladar, y es mucho mejor que agregar azúcar a los alimentos y que el jugo de fruta porque de esta manera se puede obtener fibra directamente de la fruta intacta.

Algunos cereales altos en fibra, que en principio podrían ser válidos para un desayuno saludable, contienen sal y azúcar agregado.

Es necesario comprobar las etiquetas y los envases de los alimentos, ya que algunos tienen más o menos azúcar y sal añadida.

 

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta

Cerrar menú