• Categoría de la entrada:Seguros

Los retos a los que se enfrenta no solo el sector asegurador sino la sociedad actual es el de la digitalización.

Los sectores deben digitalizarse para disponer de las nuevas tecnologías que le permitirán avanzar en un mercado cada vez más exigente y sofisticado y con una mayor intervención del cliente final.

Son nuevos escenarios en los que ya estamos inmersos y, según podemos comprobar, quien no suba a este carro, probablemente, no existirá. Pero, ¿qué es realmente la digitalización? ¿Es una moda o verdaderamente es necesaria?

Además de su origen como transformación de cualquier tipo de documentación analógica en soporte digital, el término digitalización hoy en día alcanza un significado mayor, se trata de la evolución de los procesos empresariales y sociales actuales hacia una automatización de los mismos.

Con la entrada de la tecnología en el mundo en el siglo XX se avanzó en los procesos de las compañías, de los Estados, de la sociedad en general; si a finales de los 80 casi nadie disponía del correo electrónico, ¿quién podría entender hoy una entidad sin dicho soporte?

En pocos años, la innovación tecnológica termina imponiéndose en la gran mayoría de los sectores, en los procesos empresariales y en el comportamiento social.

Los retos a afontar

La digitalización es el siguiente paso de la tercera revolución industrial que estamos viviendo desde la aparición de Internet. Y no es una moda, es más bien una obligación, es el siguiente escalón que debemos afrontar y que llevamos afrontando desde comienzos de siglo, con la creación de nuevos conceptos industriales como son el negocio electrónico (e-Business), la multicanalidad (tienda, web, móvil) y la interrelación en la cadena de suministro.

Son estos 3 factores los que deberán ser completamente digitales, tanto en sus procesos como en su gestión y como finalmente en su ejecución. No vale de nada establecer un sofisticado proceso de transformación digital si no está bien gestionado y, tampoco, si no se ejecuta integralmente (end-to-end).

Y estos retos no son exclusivamente propiedad de las Direcciones de Estrategia de las entidades, estos retos impactan completamente a los Gerentes de Riesgos de las compañías quienes deben evaluar (analizar, identificar, describir, estimar) los riesgos que conlleva una digitalización corporativa, valorar adecuadamente los mismos y detectar las amenazas y oportunidades que suponen para su compañía.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta