• Categoría de la entrada:Prevención

Manejar con calor puede ser mucho más perjudicial para nuestra seguridad de lo que se podría pensar.

Es habitual que los viajes en automóvil con un clima cálido se produzcan en épocas vacacionales, donde, aparte de circular en ciudad, también son frecuentes los destinos más alejados, a los que se llega recorriendo una gran cantidad de kilómetros durante horas.

Siguiendo una serie de recomendaciones muy sencillas evitarás sustos innecesarios a la hora de manejar bajo los efectos del calor:

  • El calor hace que sintamos fatiga y somnolencia, dos factores que influyen de manera muy negativa en el manejo de cualquier vehículo. Nuestra capacidad de reacción disminuye y aumenta el estrés al volante.
  • Es fundamental transportar bebidas refrescantes o agua para mantenernos hidratados siempre que lo necesitemos durante el viaje.
  • Dentro del auto la temperatura debe ser agradable. Utilice el aire acondicionado. Si tu vehículo no cuenta con este sistema de refrigeración, baje la ventana y deje que el interior de su auto se ventile.
  • No fuerce los momentos incómodos. Si siente que está cansado, lo mejor es detener el auto cada dos horas en algún área de descanso con sombra. Para controlar de una manera más efectiva los intervalos de descanso lo más conveniente es planear el viaje, estudiar la ruta e identificar de antemano los puntos de descanso donde podremos detenernos a descansar.
  • Evite rebasar a otros vehículos, sobre todo en pendientes, ya que manejar con calor puede provocar errores para calcular las distancias y la pérdida de visión nítida.
  • No olvide revisar el estado de su auto. Con el calor hay muchos puntos que pueden verse dañados. Controle, por ejemplo, la temperatura del motor y compruebe que la presión de los cauchos es la correcta, pues ésta, con clima cálido, tiende a aumentar.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta