Los niños no deben manipular electrodomésticos

Los electrodomésticos están para hacernos la vida más fácil.

Nos ayudan a ahorrar tiempo y trabajo en diversas tareas del hogar, pero es fundamental que hagamos de ellos un uso responsable teniendo muy en cuenta la protección de los más pequeños.

La cocina es uno de los ambientes más peligrosos de la casa junto con el baño. Entre otras cosas porque son los sitios en los que solemos utilizar los electrodomésticos. Éstos pueden alcanzar altas temperaturas, contener cuchillas, o piezas peligrosas.

Los niños no tienen sentido del peligro como tenemos los adultos, por lo cual debemos extremar al máximo las precauciones tanto antes de comprarlos como al momento de usarlos.

  • No sólo tenemos que tener en cuenta el precio sino los posibles riesgos que pueda tener para nuestros hijos. Evita que tengan motivos llamativos que puedan confundirse con un juguete (por ej, tostadoras, sandwicheras, licuadoras, etc.)
  • Elegir aquellos modelos que cuenten con bloqueo de seguridad. Los grande electrodomésticos más modernos (lavadoras, secadoras, lavavajillas) incorporan este sistema. Se activa y se desactiva para que sólo los adultos puedan tocar los mandos.
  • Preferir electrodomésticos con interruptor de acción mantenida para evitar que se pueda poner en marcha accidentalmente.
  • Asegurarse de que no tenga partes eléctricas accesibles.
  • Elegir electrodomésticos que lleven el símbolo de doble aislamiento.
  • Escoger los que incorporen enchufes de enclavamiento profundo.
  • Si es posible, colocar el horno en alto, no sólo porque puedan manipular los mandos sino por riesgo de quemaduras. Si no es posible, existen trabas para evitar que los niños accedan a los mandos. Igual con el horno microondas, siempre fuera del alcance de los niños.
  • Nunca dejar cables al alcance de los niños y por supuesto tapar todos los enchufes (no sea cosa que se le de por enchufar los aparatos él mismo)
  • Especial atención a la plancha, uno de los pequeños electrodomésticos más peligrosos junto con el ventilador. Nunca dejar la plancha encendida sin vigilancia, no permitirle al niño rellenar el depósito de agua y utilizar los recogecables para evitar que el cable quede colgando.
  • Una vez finalizado su uso, tanto de la plancha como de una batidora, un secador de pelo o el electrodoméstico que sea, es muy importante adquirir la costumbre de desenchufarlo enseguida y guardarlo en un lugar inalcanzable para el pequeño.
  • Si utilizáis en casa calentadores, vigilar siempre al niño y apagarlos por la noche. En caso de humidificadores o vaporizadores, colocarlos siempre en alto.
  • Dejar los grandes electrodomésticos con la tapa siempre cerrrada cuando no estén en uso.
  • Un electrodoméstico no sólo es peligroso cuando está en uso. El estar guardados o colocados de forma inestable (por ejemplo, el televisor) puede tener graves consecuencias para los niños.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *