• Categoría de la entrada:Prevención

Una actividad como cocinar no debería convertirse en una experiencia traumática o desagradable.

Pero los accidentes ocurren y para evitarlos en la cocina lo más importante es ser precavidos:

  • Cortes: cuchillos, vasos, copas o recipientes de cristal son objetos muy habituales en una cocina. Cuando corte alimentos hágalo poniendo los cinco sentidos en ello. Cualquier distracción momentánea puede provocarle un susto. El cristal roto es tan punzante como un cuchillo. Cuidado al recoger los trozos de cristal de algún objeto que se haya caído y resquebrajado. Barra bien el suelo y los rincones para eliminar los pequeños fragmentos difíciles de detectar a primera vista. Procure no andar descalzo en la cocina.
  • Quemaduras: las de aceite son las más habituales. Al freír aceite éste puede saltar. También son comunes las producidas al sacar objetos que contienen alimentos recién cocinados en el horno. Use manoplas de cocina y delantales para proteger su piel.
  • Incendios: el fuego es un elemento básico para cocinar y ya sabemos el peligro que puede conllevar su uso. Si se incendia una sartén nunca derrams agua sobre ella; lo más recomendable es cubrirla con un paño húmedo o una tapa.
  • Resbalones: el uso de productos que contienen grasa hacen necesaria la limpieza constante del suelo. Al enjabonar y aclararlo déjalo secar unos minutos antes de pisar.
  • Golpes y caídas: la limpieza de la cocina también conlleva sus riesgos. Además de los resbalones ya mencionados, tenga mucho cuidado al intentar acceder a armarios que se encuentren en lugares altos. Normalmente usamos escaleras o taburetes. Este tipo de caídas se encuentra entre los 10 accidentes más frecuentes en la cocina. Una caída puede ser fatal. Manténgase atento también a los cajones y puertas abiertas para no golpearte con sus esquinas.
  • Intoxicación: desinfectar la cocina es una norma básica de higiene. Pero hay ciertos productos químicos como la lejía y el amoniaco que, mezclados, pueden producir intoxicaciones. Mida las cantidades y trate de respirar lo menos posible sus vapores.
  • Olla a presión: es un objeto usado en muchas cocinas. Una manipulación errónea del mismo o una olla en mal estado puede provocar una explosión.
  • Electrocutarse: nunca toque aparatos eléctricos con las manos mojadas.
  • Microondas: si introduce envases inadecuados en él, como los metálicos, este electrodoméstico tan utilizado puede estallar.
  • Contaminar la comida: manipule los alimentos con guantes o con las manos bien limpias.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta