• Categoría de la entrada:Seguros

‎Las pólizas de salud se han convertido en una necesidad prioritaria en la trayectoria de la vida del ser humano. Casi todos los seres vivos nos enfermamos en algún momento, y es por eso que la mejor forma de tener inversión para  protección es suscribiendo una póliza de salud.

En el mercado venezolano que otrora estas pólizas se emitían sin muchos requisitos, hoy es casi imposible lograr que se tome una póliza de salud individual, los requerimientos para su emisión son tantos que muy pocos, o más bien casi nadie está apto para que las aseguradoras en el país lo acepten como asegurado, hemos involucionado.

El condicionado único de la póliza y primas aprobadas por la Superintendencia Aseguradora en el país trajo como consecuencia que se hace imposible que una compañía asuma ese riesgo, así lo demuestra la práctica, o la realidad, o así lo quieren hacer ver las aseguradoras.

Los requisitos médicos que antes eran simples de cumplir ahora las aseguradoras han implementado una gama de ellos, que hasta para niños recién nacidos les piden un historial médico que tampoco pasarían la prueba de asegurabilidad.

Esto es solo para introducir el grave problema que vive el ramo de salud. El retroceso que experimentamos va más allá de lo que cualquier asesor profesional pueda imaginarse. Con el condicionado único  los asegurados empiezan a tener derechos adquiridos desde la emisión de la póliza, por eso, tantas restricciones en el mercado asegurador.

Entre ellas, es que al emitir la póliza, ya la anulación anticipada no se hace y que es restringida en salud, y más al transcurrir algunos plazos de espera, no es posible que la aseguradora unilateralmente anule o deje de renovar la póliza al cumplir el primer año de vigencia.

Estos derechos adquiridos son beneficios que la aseguradora en su reglamento actuarial incluyo y cobro una prima por ellos, y la mantiene como una reserva para satisfacer algún siniestro que ocurra dentro de la vigencia de la póliza superados los plazos temporales, que generalmente son en los primeros cuatro meses de vigencia de la poliza,asi que los derechos adquiridos impidieron que la póliza sea unilateralmente anulada o dejada de renovar automáticamente después del primer año de la póliza por la compañía de seguros.

 Asimismo, cuando los plazos de espera superan a un año póliza,- cosa que va contra el espíritu esencial de una póliza anual, en casos llegan hasta más de 18 meses-, más aun se confirma que el asegurado ha estado pagando una prima anticipada para cubrir ese futuro riesgo, y por tal se consagra más el derecho ‎adquirido del asegurado desde la emisión de la póliza.

 Lo que en pocas palabras se cumple con el precepto básico del contrato de seguro de salud: cubrir futuras enfermedades. Sin embargo, esto no deja que sea aplicada la cláusula de indisputabilidad antes del tercer año póliza como contempla el Decreto Ley del Contrato de Seguro.

Este escrito surge a consecuencia que un colega muy preocupado me consultó sobre lo que le estaban practicando a su cartera de pólizas de salud, no  le estaban renovando aquellas pólizas que cumplían el año de vigencia.

De acuerdo a posterior información del colega, logró parar esta practica, al menos con la aseguradora con quien trabaja. Y el principio esgrimido por este servidor como recomendación al colega fue lo que anterior sucintamente expuse: el asegurado desde la emisión de la póliza de salud comienza a tener derechos adquiridos.

Esta premisa no es nueva, desde que nació el seguro de salud existen plazos de espera, y que ocurría lo mismo, eran derechos adquiridos, lo que pasa que hoy día hay más conocimiento y asesoría por tal, se cree que esto lo trajo el condicionado único de póliza, situación que para mí es una simple excusa, para no enfrentar la realidad: alta demanda de solicitud de  seguros de salud, y poca preparación para su manejo.

Dejo este tema como reflexión a fin que las aseguradoras analicen mejor la práctica de no querer pólizas de salud, sin duda  estas serán las más demandadas en un futuro inmediato, sin temor a equivocarme superarán a cualquier otro ramo.

Como recomendación final, especializarse en el ramo de salud salvará a más de una aseguradora de su falta de flujo de caja. Analicen la ley de los grandes números, aprendan aplicarlos como debe ser.

Premisa: cuanto menos pólizas de salud tengan en cartera la siniestralidad ira creciendo, se necesita ir emitiendo nuevas pólizas para contrarrestar aquellas que todo lo tienen cubierto por su antigüedad, y cada siniestro es indemnizable, las primas nuevas, con asegurados de edades más jóvenes son el apalancamiento para mantener el equilibrio de flujo de caja de la siniestralidad de la cartera envejecida.

Reinventemos o Pereceremos, la Actividad Aseguradora ha demostrado en el Mundo que tiene una estructura sólida, ha superado guerras, catastrofes, etc… que solo la mala administración, poca visión, han hecho que se desequilibre el mercado, pero ahí siguen empresas de seguros y reaseguros que su fortaleza está anclada en los países de más desarrollo sustentable y estabilidad económica salen al Mundo a buscar más negocios…

Cojan ejemplos… no nos quedemos como observadores, seamos protagonistas de lo que viene, el planeta crece, y no dejara de crecer, Venezuela no será la excepción, la población crecerá más del índice general, un país con mucha juventud merece mayor apoyo para lograr el progreso, y quienes son más idóneas que las aseguradoras para cubrir los riesgos, ese es su principal objetivo, asegurar…

Cordialmente,
FELIPE HERNANDEZ H.
Actuario UCV
Sudeseg: RAI-3 C-S 2582
QCONSULTORIA ACTUARIAL
CORREDURIA DE SEGUROS
e-mail: fhhernandez@cantv.net
fhhactuarial@gmail.com

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta