Limpiaparabrisas,un aliado que debemos cuidar

Limpiaparabrisas,un aliado que debemos cuidar más a menudo ya que usualmente le restamos importancia y su mantenimiento es vital para nuestra seguridad.

Funciones:

Barre el agua y la suciedad de la luna favoreciendo con ello una mejor visión, por lo que es necesario mantener las escobillas en buen estado de funcionamiento.

En este punto, muchas marcas han incorporado el sensor de lluvia.

Este al estar activado, gestiona automáticamente el funcionamiento de las escobillas limpiaparabrisas en función de la mojadura del parabrisas.

Circular con las escobillas en mal estado puede reducir la visibilidad entre un 20% y un 30% con lluvia.

La mayoría de los conductores tienden a cambiar las escobillas cada 4 años, un periodo excesivamente largo.

Los mecánicos aconsejan que se cambien anualmente para evitar llevarnos más de un susto.

Deterioro de los limpiaparabrisas

El sol y el verano son los peores enemigos de los limpiaparabrisas porque su exposición a los rayos solares hace que el caucho, material con el que se elaboran, pierda flexibilidad y capacidad para evacuar el agua.

Otras razones por las también se deterioran tan rápidamente los limpiaparabrisas, son la acumulación de agua por la cantidad de insectos o suciedad a eliminar.

El mejor momento para sustituir los limpias es el otoño, antes de la llegada del invierno y de las fuertes lluvias, aunque depende de cada comunidad y del uso que se dé al vehículo.

En zonas donde las condiciones atmosféricas son muy adversas (excesivo calor o frío), se deberán revisar los limpias cada seis meses y valorar su sustitución por otros nuevos.

Aspectos de los limpiaparabrisas que avisan del deterioro:
  • Ruidos chirriantes. Si las lunas están limpias y las escobillas hacen ruido, están gastadas.
  • Falta de uniformidad. También están gastadas cuando su barrido no es uniforme, limpiando bien sólo en algunas zonas.
Medidas para evitar el deterioro de las escobillas:
  • Es importante que cuando se deje el vehículo estacionado en la calle durante un período prolongado y expuesto a excesivo calor o frío, se mantengan levantados los limpiaparabrisa.

    Así, el caucho no se pegará al cristal y no se deteriorará la luna ni la escobilla.

  • También es  conviene colocar un cartón entre el cristal y los limpias, así se protegerán mejor los cristales.
  • Es necesario limpiar la suciedad que no se ve pero que se acumula en la parte interior de los limpiaparabrisas.

  • Se puede utilizar un trapo húmedo o seco e incluso alcohol.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *