• Categoría de la entrada:Salud

Los ataques de ira perjudican al cuerpo, en el plano físico y emocional, y lo exponen a un estado extremo del cual le toma tiempo recuperarse.

Estos ataques repentinos de ira no deben confundirse con el mal humor. Según el psiquiatra Rodrigo Córdova “los primeros son situaciones explosivas que no pasan por la conciencia, avasallan todos los sentimientos y no tienen ninguna forma de freno. El mal genio es una forma de funcionamiento que tienen las personas que, en ocasiones, es inapropiado, se caracteriza por la irascibilidad y puede hacer parte de su personalidad”.

Estas situaciones pueden tener orígenes distintos. Jorge Forero Vargas, presidente del Instituto para el Desarrollo de la Salud Emocional de Colombia, explica que hay personas que han acostumbrado a su cerebro a responder de forma rápida a diferentes estímulos.

“Cuando se ven sometidas a una situación particular en la que las cosas no salen como quieren tienen ataques de rabia que terminan causándoles mucho daño físico y emocional, y afectar a las personas de su entorno”, señala Forero.

Por su parte, Ariel Alarcón, psiquiatra y psicoanalista, asevera que desde el psicoanálisis se consideran los ataques de ira como muestra de un desequilibrio narcisístico: “Cuando la autoestima y lo que da valor a la persona está vulnerado o amenazado, responde con rabia para defenderse”, dice.

El especialista añade que, incluso, algunos episodios de irritabilidad son bastante frecuentes dentro de la depresión. “Si ocurren de un momento para otro hay que tener cuidado, porque pueden indicar que hay depresión, sobre todo en ancianos y adolescentes. Incluso, hay algunos que suceden luego de ataques epilépticos, pues el cerebro dispara autónomamente la respuesta de la ira. En estos casos se debe descartar una alteración en el ritmo eléctrico del cerebro”.

Estas reacciones ponen en funcionamiento todos los mecanismos de defensa del cuerpo: se producen o elevan hormonas o sustancias que disparan la tensión arterial, aumentan las frecuencias cardiaca y respiratoria, se dilatan los vasos sanguíneos del cerebro e incrementan la oxigenación neuronal. Todo esto puede cerrar un círculo físico-emocional, que acaba aumentando el problema, pues al sentirse mal la persona físicamente (con palpitaciones, agitación y resequedad en la boca), la rabia se agudiza.

Si el afectado mantiene por un tiempo prolongado esa espiral emocional, el cuerpo puede reaccionar desconectando al individuo de la realidad y hacerle perder el conocimiento.

“También se aumenta el riesgo de sufrir problemas cardiovasculares, cuando los episodios son frecuentes; además, la persona, que queda exhausta emocional y físicamente tras el gran gasto de energía, puede tardar días en recuperarse”, indica Forero.

Aunque los ataques de ira persistentes pueden ser perjudiciales, a veces llegan a ser benéficos.

Existe la teoría de que en ocasiones pueden constituirse en una verdadera válvula de escape para las presiones y tensiones acumuladas, siempre que sea en forma esporádica.

De acuerdo con Rodrigo Córdoba, algunas personas logran, tras sufrir un episodio de esta clase, reflexionar en torno a su personalidad y sus propias reacciones. “Un ataque de estos puede, en muchos casos, evidenciar que se están acumulando tensiones y que se está llegando al límite”, dice

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta