• Categoría de la entrada:Seguros

Estimados colegas.

He leído con mucho interés la mayoría de las opiniones de ustedes sobre la inflación y los seguros de vehículos y soluciones.  Como había comentado en otros escritos, no solo es en vehículos el efecto de la inflación, sino en todos los ramos de los seguros de la Actividad Aseguradora, además que es la inflación es la que más castiga al ramo del seguro.

Este es un impuesto indirecto, perverso que todos pagamos, sin distinción de clase social, es un valor que esta intrincado en la economía nacional y es el más alto de muchos de los países del mundo.

Con este flagelo creciente no hay modalidad que se pueda implementar en el seguro para resolverlo.

He reflexionado en las proposiciones expuestas para aplicar modalidades a   asegurar, a pérdida total, valor convenido, primera pérdida,…y otros que no recuerdo porque considero que en conjunto, ninguna de ellas lograra el objetivo que es evitar el infraseguro, y menos obtener como justa indemnización la reposición a valor actual del bien.

Lamentablemente colegas, esta coyuntura económica que va en crecimiento día por día no depende de los profesionales de las ciencias actuariales, y menos de las compañías de seguros, y aún menos de los proveedores de bienes y servicios.En el caso particular de vehículos, de los talleres

Es un problema económico-político-social que está en manos de quienes gobiernan y fijan las directrices en el modelo económico en el país… Así que por más esfuerzos que se hagan para buscar una salida en los seguros, la inflación no se parará y el infraseguro seguirá siendo el verdugo cuando se realice el ajuste para la indemnización.

En mi blog: TalentoAsegurador.blogspot.com ya proponía que   todas las coberturas fueran a primera pérdida, ya se vislumbraba una alta inflación que ponía en jaque  los altos valores a riesgo a asegurar, y las actualizaciones de sumas aseguradas no pararían.

El infraseguro estaría presente, y la prima se tornaría impagable.  En el seguro todo es factible asegurar, siempre que la prima se suficiente para cubrir los siniestros. Es una máxima que debe cumplirse, pero como se puede hacer cuando quienes pagan las primas no tienen capacidad de pago.

Esta situación se está observando, sobre todo en los asegurados que dependen de un ingreso fijo, y no pueden pagar las primas que implicaría asegurar lo más óptimo, su riesgo.

La cartera de vehículos será la más perjudicada, y si no se analiza bien las pólizas de salud, van por la misma vía, a pesar que la salud es lo último que un asegurado dejaría de cubrir.

Estos del ramo de vehículos y el ramo salud, representan por lo mínimo un 80 por ciento del mercado asegurado, con la eminente variable que la póliza de salud será la que mayor se demandará por los posibles asegurados, por ser esta una necesidad social que la Actividad Aseguradora debe prestar particular atención y  prepararse para manejar eficazmente este riesgo.

Carecemos de aseguradoras que se especialicen en este ramo que será el de mayor demanda.

No quiero terminar este escrito con una visión que pueda catalogarse de pesimista, porque los Actuarios estamos preparados para proyectar seguros hacia el futuro, pero bajo parámetros que sigan una correlación dentro de la posibilidad de estudio del comportamiento de variables, y lo que ocurre en la economía en el país no se aproxima a ninguna de estas bondades de las Ciencias Actuariales.

PS: Colegas, sigan escribiendo que algo queda, siendo una excelente señal de que existe preocupación…

Cordialmente,
FELIPE HERNANDEZ H.
Actuario UCV
Sudeseg: RAI-3 C-S 2582
QCONSULTORIA ACTUARIAL
CORREDURIA DE SEGUROS
e-mail: fhhernandez@cantv.net
fhhactuarial@gmail.com
Telfs:
+584166393242

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta