• Categoría de la entrada:Seguros

Generalmente, cuando nos montamos en el auto estamos apurados. Vivimos un ritmo de vida muy acelerado, aunado a las largas e interminables colas en nuestras principales ciudades.

Por tal motivo, es importante reflexionar que estamos haciendo con nuestra vida, cuáles son nuestras prioridades y a que realmente le estamos dando importancia.

Es casi imposible llegar a tiempo a nuestro destino sino salimos con suficiente antelación.

Es preferible esperar un poco en nuestro destino que ir desesperados en la vía, llevándonos a todos por delante e inclusive, causar un accidente por nuestra imprudente actitud.

Sé que no es fácil estar al día y organizar todas nuestras actividades de tal manera que nos rinda el tiempo, por eso al comenzar este artículo mencioné la importancia de establecer nuestras prioridades.

Un punto indispensable al manejar, es tener una póliza de seguros ya sea de Responsabilidad Civil, que ampare los daños que le podríamos ocasionar a otros(Art.58 de la Ley de Tránsito Terrestre ) o una de Cobertura Amplia, que cubra los daños propios.

El mundo asegurador ofrece “soluciones” de aseguramiento, casi a la medida de cada persona, su vehículo, su forma de ver la vida y su responsabilidad como conductor.

Busque un asesor de seguro para que le oriente y sugiera, cual es la cobertura más conveniente para usted, dependiendo de las características de su vehículo, su lugar de residencia y presupuesto. Si no conoce ninguno, consulte con un amigo o indague por internet.

También puede consultar el siguiente link : https://asegurandome.com.ve/preguntas-frecuentes/.

Para el caso de la póliza de Responsabilidad Civil, le sugiero que contrate las siguientes coberturas mínimas:

  1. Cobertura básica, que ampara los daños materiales hasta 333 unidades tributarias y otras personas hasta 417 unidades tributarias. El costo es de 6.5 unidades tributarias.
  2. Accidentes a los ocupantes del vehículo, cuya prima depende de cada compañía.
  3. Asistencia y defensa penal, cuya prima depende de cada compañía.
  4. Asistencia en viaje, cuya cobertura principal es la grúa.

Es importante comprobar que la póliza incluye esta asistencia y analizar si existe algún tipo de limitaciones en cuanto a la distancia en kilómetros que admiten para llevar el carro hasta el taller desde el sitio del siniestro o avería.

En referencia a las cláusulas del contrato, es indispensable conocer los siguientes aspectos:

  1. Número de días de que dispone para reportar el accidente.
  2. Requisitos para presentar su reclamo. Para mayor información, haz click aquí https://asegurandome.com.ve/accidente-automovilistico/.
  3. No asumir ningún tipo de responsabilidad al momento del accidente. Son las autoridades de tránsito las autorizadas para hacerlo.
  4. Esperar en lo posible la intervención de la autoridad competente. En caso de no ser posible, realizar la declaración jurada correspondiente.
  5. Si tiene alguna duda o inquietud, llame al centro de atención al cliente de su aseguradora o a su intermediario de seguro.
  6. Leer cuidadosamente las exclusiones, es decir lo que no cubre el seguro.

Recomendaciones finales:

  • Privilegie la calidad de atención antes que el precio. Por compensación, siempre terminarán cobrándole el precio real.
  • Piense de atrás hacia adelante, es decir, averigüe cómo funciona todo en caso de siniestro, en vez de centrarse sólo en las condiciones de venta o el precio.
  • Tome un seguro que incluya asistencia en caso de averías o accidentes.
  • Valores Agregados de la Póliza.

Autor: Federico Salomón

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta