• Categoría de la entrada:Salud

Los hidratos de carbono son, para algunas personas, el enemigo a abatir en la guerra contra las calorías, pero numerosos nutricionistas creen que esto es una exageración. Solo hay que encontrar el momento adecuado para ingerirlos.

Para tener un vientre plano la teoría suele ser esta: desayuno potente, comida ligera, verduras para cenar y los carbohidratos los dejamos para las horas en las que estemos haciendo algo. “En general, lo mejor es dar mayor peso a los carbohidratos en los momentos del día en los que los niveles de actividad son más altos. Y para la mayoría de la gente estos se suceden a lo largo del día”, explica en Yahoo Health la nutricionista Lisa Moskovitz.

Entonces, lo que todo el mundo piensa, al menos hasta ahora, es que los carbohuidratos hay que eliminarlos por completo a la hora de la cena, ya que el cuerpo los utiliza para estar lleno de energía durante el día. Pero una experta en nutrición, Jessica Cording, desmiente esta premisa. “No todos tenemos que eliminar los carbohidratos de la cena, sencillamente porque no todo el mundo los procesa de la misma forma”.

Y no lo dice por decir. La ciencia está de su lado. “Algunas personas descubren que se sienten mejor cuando evitan los carbohidratos (o ciertos tipos de carbohidratos) en ciertas comidas, pero no todos tenemos las mismas necesidades”, explica la experta, quien aconseja espaciar el consumo de hidratos de carbono para mantener un nivel estable de energía en el organismo.

Varias investigaciones científicas, explica el texto, han demostrado que estos productos son necesarios en nuestra alimentación para mantener una dieta equilibrada. Incluso los hay que defienden que si se ingieren por la noche son más efectivos para perder peso.

Los adecuados

Otro estudio, este publicado en la American Journal of Clinical Nutrition, asegura que las personas que comen cereales integrales acumulan menos grasa corporal que los que ingieren los refinados (pasta, pan o galletas convencionales).

Otra investigación publicada en New England Journal of Medicine fue un poco más allá analizando la alimentación de dos grupos de personas durante unos 20 años. El resultado fue que aquellos que acompañan sus cereales integrales con una guarnición de verduras, frutas o yogur, estaban bastante más delgados que las que no lo hicieron.

¿Y en la cena entonces qué?

En resumen, comer carbohidratos por la noche puede ser incluso bueno si elegimos los adecuados. Otro estudio, este de 2012 y publicado en la Nutrition, Metabolism & Cardiovascular Diseases, aseguraba que si las personas con un indice de masa corporal (IMC) por encima de 30 cenaban hidratos de carbono, perdían un promedio de 2 kilos y medio más que los que los tomaban durante el día.

En este sentido, lo óptimo es optar por la versión integral, no abusar de las cantidades y escoger esos que tengan un menor índice glucémico y sean más ricos en fibra (como algunas verduras, legumbres, batatas o frutas) para mantener los niveles de azúcar en la sangre estable y, por tanto, sentirnos saciados durante más tiempo.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta

Cerrar menú