• Categoría de la entrada:Seguros

Las compañías aseguradoras se enfrentan, cada vez más, a las crecientes expectativas de los clientes, que esperan productos y servicios adecuados para ellos.

Sin embargo, también es cierto que estos exigentes clientes están demostrando una mayor voluntad de aceptación de productos y servicios innovadores y nuevos canales.

El reto radica en determinar las formas más eficaces de tratar de interactuar con los clientes. Con el fin de alcanzar este objetivo, se requiere una visión centrada en el cliente, que sólo se puede lograr con una visión bien documentada e inteligente sobre éste.

En el mundo del consumo social, la verdadera inteligencia de clientes es la clave para mejorar la rentabilidad de las entidades aseguradoras. Nuevas fuentes de datos nos proporcionan información sobre cómo los clientes interactúan en la web, lo que están diciendo a su operador del centro de atención al cliente o lo que están twitteando.

Las nuevas tecnologías están disponibles para recoger, analizar los datos y actuar sobre las percepciones resultantes con el fin de lograr mayor rentabilidad de las acciones comerciales y de marketing.

Las nuevas y crecientes fuentes de datos se caracterizan por su volumen y diversidad. Así, nuevas fuentes de información no transaccional, no estructurada o semiestructurada, como por ejemplo los datos de texto, voz, vídeo, fotografías, clicks y logs en páginas web, permiten anticipar tendencias que las transacciones por sí mismas no pueden.

Las tecnologías como big data y análisis avanzados facilitan la extracción del máximo valor de la información del cliente, explorando los datos y detectando patrones de comportamiento que faciliten la comprensión de qué comportamientos son rentables, qué tipo de interactuación con la compañía crea fidelidad con el cliente o cómo unos clientes influyen sobre otros.

ATRAER Y RETENER CLIENTES

La construcción de un marco analítico avanzado con estas tecnologías otorga a las compañías importantes ventajas en su carrera eficaz por atraer y retener a sus clientes:

  • Aumentar las tasas de respuesta, fidelización de clientes y en última instancia el ROI (Retorno de la Inversión) de sus acciones comerciales y de marketing, dirigiéndose a los clientes más adecuados y con ofertas y mensajes de relevancia.
  • Reducir los costes de las campañas por la orientación a los clientes con más probabilidades de responder.
  • Disminuir la deserción prediciendo con exactitud los clientes con riesgo de fuga y facilitar el desarrollo de campañas proactivas con el fin de retenerlos.
  • Direccionar el mensaje correcto mediante la segmentación de clientes de manera más efectiva y una mejor comprensión del público objetivo.

Nunca antes las aseguradoras habían podido recopilar tanta información sobre los clientes para transformar esta información en conocimiento de predicción y orientar la inversión de los recursos con mayor precisión.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta