• Categoría de la entrada:Salud

La escasez de insumos en el sector de salud sigue incrementando y a su vez el riesgo de mayores complicaciones para mujeres embarazadas en el país, según alertan médicos y grupos de derechos humanos.

Maternidades y unidades pediátricas presentan hacinamiento, no hay suficientes incubadoras, falta el agua y los cortes de luz, equipos dañados, no hay insumos quirúrgicos ni funcionan los bancos de sangre, apunta un informe conjunto de las organizaciones locales Codevida y Provea, de mayo pasado.

El deterioro de los hospitales obliga al personal médico a rechazar pacientes por la falta de insumos y medicinas básicas como antibióticos, un problema que se sumó a un éxodo de profesionales de la salud que abandonan Venezuela en medio de la crisis económica y de inseguridad.

“La crisis está peor cada día, porque cada día hay más desabastecimiento”, dijo una obstetra, bajo la condición de anonimato, porque no tiene permiso de hablar con los medios de comunicación durante sus labores en el centro asistencial.

“Traigo guantes, sondas, gasas de afuera. En el día las pacientes buscan donde sea, pero en la noche es peligroso”, añadió la doctora, que admitió estar considerando emigrar del país.

Siete de cada 10 medicamentos no están disponibles en el país, estima la Federación Farmacéutica de Venezuela.

Las vacunas contra la varicela escasean y es intermitente el abastecimiento de las que protegen a los chicos de enfermedades como polio y hepatitis, según la Sociedad de Puericultura y Pediatría de Venezuela.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta