• Categoría de la entrada:Salud

A medida que envejecemos, nuestro cerebro naturalmente se reduce y nuestro riesgo de sufrir un derrame cerebral, demencia o Alzheimer aumenta, y casi todos experimentamos algún tipo de pérdida de memoria.

Los científicos saben que las personas que hacen ejercicio regularmente, que comen una dieta sana, que evitan fumar y que se mantienen mentalmente estimuladas, generalmente tienen un cerebro más sano que otras personas que no cuidan de su dieta y ejercicio.

Un estudio publicado en la página neurology.org muestra cómo una dieta fácil de seguir y que incluye vino, puede hacer que su cerebro sea cinco años más joven.

Los investigadores descubrieron esto observando los cerebros de 674 personas con una edad promedio de 80 años. Les pidieron a estas personas mayores que completaran encuestas respecto a lo que comieron en el último año y los investigadores escanearon el cerebro de cada uno. El grupo que llevaba la dieta mediterránea tenía cerebros más pesados y con más materia gris y blanca.

La dieta mediterránea es relativamente simple de seguir. Incluye la ingesta de alimentos hechos en su mayoría de plantas: vegetales, frutas, granos y cereales. Puede comer pescado y aves al menos dos veces por semana. No tiene que dejar los carbohidratos; de hecho, debe incluir tres porciones de esos al día, en especial de la variedad de granos enteros.

Una copa de vino al día también está perfectamente bien. Lo que típicamente tiene que limitar es la cantidad de carne, lácteos y grasas saturadas que comes. Cocinar más con aceite de oliva, en lugar de mantequilla.

En este estudio, un consumo más alto de pescado parece hacer una gran diferencia en cuanto a mantener su cerebro joven. Pero si en realidad no le gusta el pescado, los científicos de Harvard y de la Universidad Rush de Chicago, crearon la dieta MIND, una combinación de la dieta del mediterráneo y la dieta DASH que puede ser un poco más sencilla de seguir ya que requiere que coma menos pescado y fruta.

Las personas que llevaban una dieta parecida a la dieta MIND observaron un 53% menos en el riesgo de desarrollar Alzheimer. Inclusive las personas que siguieron la dieta MIND “la mayoría” (en contraposición a “todo”) del tiempo vieron una reducción del 35% en el riesgo de desarrollar la enfermedad. Esto es considerado un resultado importante para preservar la salud del cerebro.

Esta investigación más reciente de la dieta mediterránea agrega otra evidencia de que la dieta es probablemente el camino a seguir para preservar la salud del cerebro. Se ha demostrado que es clave para ayudarle a vivir más, controlar mejor el peso, reducir el riesgo de cáncer y de enfermedades cardiovasculares y mantener un cerebro joven.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta