• Categoría de la entrada:Salud

Un nuevo estudio de la Universidad de Lowa encontró que una hormona producida por el hígado es capaz de regular la preferencia por el consumo de azúcares.

Esta hormona podría mejorar la dieta y ayudar a los pacientes que son diabéticos u obesos.

En estas épocas donde lo dulce abunda en las mesas navideñas cuesta decirles que no, pero además muchas personas sufren durante todo el año incontrolables antojos de consumir algo dulce.

Ahora un nuevo estudio de la Universidad de Lowa, Estados Unidos muestra que una hormona producida por el hígado, el factor de crecimiento de fibroblastos 21 (FGF21), suprime la preferencia por el consumo de azúcares simples.

Los investigadores señalan que FGF21 se produce en el hígado en respuesta a los altos niveles de hidratos de carbono y que , a continuación entra en el torrente sanguíneo, donde envía una señal al cerebro para suprimir la preferencia por los alimentos dulces.

Mattehw Porrhoff, profesor asistente de Farmacología del Colegio de Medicina Carber de la Universidad de Lowa y coautor del estudio expresó que “esta es la primera hormona derivada del hígado que conocemos que regula el consumo de azúcar en concreto”. Y explicó que FGF21 puede mejorar la sensibilidad a la insulina.

Otros trabajos habían explicado cómo ciertas hormonas afectan al apetito, pero estas hormonas no regulan cualquier micronutriente específico (hidrato de carbono, proteína, grasas) y son producidas por órganos distintos del hígado. Los resultados de este nuevo estudio publicado en la edición digital del “Cell Metabolism” revelan que este hallazgo podría mejorar la dieta y ayudar a los pacientes que son diabéticos u obesos.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta