• Categoría de la entrada:Salud

Aunque el calor en Venezuela tiende a disminuir a medida que nos acercamos a diciembre, este año las temperaturas han sido particularmente altas, producto del fenómeno meteorológico conocido como El Niño, incrementando el riesgo de sufrir golpes de calor para algunas personas.

Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) unos once millones de niños pueden sufrir hambre y problemas de salud a causa del calor generado por este fenómeno meteorológico, que esté año es especialmente extremo.

Un golpe de calor se origina cuando la temperatura corporal sube por encima de los 40º. El organismo humano funciona a unos 37º y es bastante sensible a las variaciones externas.

El cuerpo dispone de mecanismos que regulan su temperatura, como el sudor, y distribuyen el calor mediante la sangre y lo expulsan hacia el exterior. Cuando se sufre un golpe de calor todos estos mecanismos dejan de funcionar, sube la temperatura y se pierden abundantes líquidos corporales. Todo ello eleva las probabilidades de padecer daños neurológicos e incluso puede ocasionar la muerte.

La temperatura a la que se puede producir un golpe de calor varía según el individuo. Las personas mayores de 65 años y los niños menores de 6 son las más vulnerables.

También las personas con alguna discapacidad física o psíquica, los enfermos crónicos y los pacientes cardíacos tienen más probabilidad de sufrir un golpe de calor.

Entre los síntomas más importantes que nos pueden indicar que alguien está sufriendo un golpe de calor podemos encontrar:

• Mareo.
• Confusión o desorientación.
• Sudoración excesiva, seguida de ausencia de sudor.
• Enrojecimiento y sequedad de la piel.
• Fiebre con temperatura corporal de más de 39ºC sin enfermedad manifiesta (llegando hasta los 40 y 41º).
• Aceleración del ritmo cardíaco con latido débil.
• Dolor de cabeza.
• Pérdida del conocimiento.
• Convulsiones.
• Vómitos.

Si se produce un golpe de calor es necesario actuar lo más rápido posible:

• Poner a la persona en un sitio fresco a la sombra, y colocarle los pies en alto.
• Desvestir a la persona e intentar disminuir la temperatura corporal, colocando tela mojada o hielo en las axilas y las ingles.
• Mover a la persona afectada a zonas con aire acondicionado o ventilador.
• Si la persona tiene una temperatura superior a 40ºC bañarla con agua templada hasta llegar a los 38ºC.
• Controlar cada 15 minutos la temperatura, para que en el caso que suba someterle a tratamientos más fríos.
• Acudir de inmediato al médico.

Para prevenir los golpes de calor es aconsejable:

•Evitar el ejercicio, la actividad intensa o tomar el sol, entre las 10:00 am y las 3:00 pm.
• No beber alcohol ni excitantes, ya que aumentan el metabolismo y con ello la temperatura corporal.
• Evitar las comidas grasas, su digestión proporciona más calorías al organismo. También se deben evitar las comidas muy calientes. Preferir las ensaladas, verduras y vegetales. Comidas con pocas especias y sin picante.
• Beber muchos líquidos aunque no se tenga sed. Evitar los refrescos o bebidas muy endulzadas y preferir los jugos de frutas o simplemente el agua.
• Vestir con ropa ligera, de colores claros y preferiblemente de algodón.
• No permanecer en vehículos estacionados o cerrados.
• Descansar de vez en cuando si se realiza trabajo o ejercicio físico duro. Si se sienten síntomas de mareo, dejar de trabajar y descansar un rato a la sombra.
• Intentar mantener la casa y el sitio de trabajo fresco y bien ventilado.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta