• Categoría de la entrada:Salud

¿Qué cree que preferiría su hígado: un par de copas cada día, el límite de alcohol aconsejado por algunos expertos, o ponerse hasta arriba cada sábado por la noche?

Dos médicos han hecho las prubas con sus propios cuerpos en el progama de ciencia de la BBC, ‘Horizon’, y este ha sido el resultado.

Los doctores Christopher y Alexander van Tulleken (conocidos como Chris y Xand) son dos hermanos gemelos conocidos por sus innovadores programas educativos en los que someten su cuerpo a condiciones y situaciones extremas por amor a la ciencia.

La prueba para ver qué de las dos cosas de las que más arriba hablábamos duró dos meses. Para ello, tuvieron en cuenta las normas de consumo de alcohol establecidas por el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (NHS, por sus siglas en inglés), que recomienda a los hombres que beben habitualmente que no consuman más de 3 o 4 unidades diarias (2 o 3 unidades en el caso de las mujeres). Y si una persona, según explica en un artículo el portal BBC Mundo. Tres unidades de alcohol es el equivalente a un par de copas de vino, dos cervezas o dos tragos pequeños de bebidas espirituosas.

Para comenzar con el experimento, los hermanos tuvieron que ‘limpiar’ sus organismos (o sea, pasar un mes entero sin probar el alcohol) para tener las mismas condiciones y luego poder hacer las mediciones con la mayor igualdad posible.

Chris se tomó 250 mililitros de vino todas las noches durante un mes. “Para ser sincero, es probablemente menos de lo que bebo en promedio durante un mes, pero no creo que haya ido tanto tiempo sin un día de pausa”, confesó.

Su hermano, Xand, no bebía nada durante la semana hasta que llegaba el sábado, cuando se tomaba sus 21 unidades de alcohol de una tacada. En este caso, optó por beber vodka, una bebida con una gran cantidad de alcohol en comparación con el vino, por ejemplo.

Los niveles de alcohol en Xand eran peligrosos, tanto que, según el portal, podrían causar la muerte por intoxicación etílica. Además de comportarse como un estúpido, el doctor aseguraba no recordar nada de lo sucedido la noche anterior.

Mientras Xand abordaba una nueva semana de abstinencia, Chris seguía con su rutina diaria. Al principio todo iba bien, pero más tarde comenzó a sentirse raro por tener que parar durante el fin de semana. “Ese es precisamente el momento en que uno empieza a sentirse radiante y quiere tomarse otra copa”, explicó Chris. “Así que, en realidad, fue frustrante tener que parar ahí”.

Diferencias y conclusiones

Chris notó que su trabajo comenzó a deteriorarse rápidamente y que estaba rindiendo menos. Xand, en cambio, esperaba con ansias la llegada del fin de semana para ponerse ‘hasta las cejas’ de alcohol. Bebía tanto que en realidad, aunque pasasen seis días, no se llegaba a recuperar del todo entre una sesión y otra.

¿Qué decían los análisis?

Aunque Chris sentía que su hígado estaba igual de bien que antes de comenzar la prueba, lo cierto es que estaba igual de mal que el de su hermano.

Las conclusiones a las que se llegó en el programa de la BBC es que, en primer lugar, las guías sobre las 3 o 4 unidades como límite saludable deberían ser revisadas; segundo, que el hígado de los humanos necesita mucho más tiempo del que se pensaba para recuperarse.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta