• Categoría de la entrada:Prevención

Los transportes públicos son blanco constante de la delincuencia.

Aprovechando las largas esperas en terminales, las aglomeraciones y descuidos al interior de los autobuses, es frecuente que los viajeros sean víctimas de robos y asaltos. Estar alertas y ser precavidos es la premisa principal para evitar estas situaciones, que a veces pueden evitarse tomando unas sencillas precauciones:

  • Retirar dinero en su destino, de manera que viaje con lo estrictamente necesario.
    Llegar con anticipación al terminal, de esta manera se evita hacer trámites estando nerviosos y cometer errores como perder dinero, caída de billeteras, tarjetas al pagar o niños descuidados.
  • Si es posible, evite llegar a su destino de noche.
  • En el terminal, debe pensar que siempre habrá delincuentes a la espera de un descuido. Por lo mismo, es importante que se ubique lo antes posible en el sitio de estacionamiento, cerca de guardias o personal de la empresa de transporte.
  • En caso de que el operador del autobús haga paradas no autorizadas o fuera de itinerario, se debe reportar la anomalía a la empresa con la que se contrató el viaje.

Una vez en el viaje, se deben tomar las siguientes precauciones:

  • Al sentarse en la parte delantera, tendrás la posibilidad de vigilar la velocidad del bus. En la parte trasera debe conocer donde está la puerta y ventanas de escape. Consulte cómo se abren.
  • Nunca dejes los bolsos alejados de tu posición. Idealmente mantenga consigo los elementos de valor.
  • Si duerme, asegúrese de mantener su bolso en contacto con su cuerpo.
  • Al utilizar audífonos para escuchar música, coloque bajo volumen. De esta manera, estará alerta ante la voz de auxilio de alguno de sus acompañantes o instrucciones de seguridad del autobús.
  • No utilice equipos electrónicos en autobuses si tiene sueño, podría quedarse dormido y ser víctima de robo.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta