• Categoría de la entrada:Prevención

Durante las fiestas se produce la mayor cantidad de accidentes oculares en el año, tanto por mal manejo de pirotecnia como por los corchos de bebidas espumantes.

En muchos casos se producen traumatismos serios en los que sólo es posible la reconstrucción del ojo pero no se puede lograr la recuperación de la visión.

De las lesiones producidas durante las festividades, el 75 por ciento son causadas por la mala manipulación de la pirotecnia, el 15 por ciento por corchos de bebidas espumantes, sobre todo de plástico, que apenas se saca el precinto sale disparado de la botella y el 15 por ciento por violencia social (peleas, heridas de armas blancas y balas perdidas), accidentes de tránsito y excesos de alcohol.

Se recomienda  cuidar a los niños, que son quienes están más expuestos y a menudo son observadores pasivos, teniendo en cuenta los siguientes aspectos:

No introducir los petardos y otros cohetes dentro de las botellas, latas u otros envases, ya que al explotar pueden producirse esquirlas y eso aumenta las lesiones.

No colocar los elementos de pirotecnia en los bolsillos.

Utilizar la pirotecnia en lugares abiertos y despejados al aire libre

La ingesta de alcohol es otro de los factores que incide, ya que la persona pierde reflejos y se potencian los riesgos de sufrir un accidente

No arrojar aerosoles en el fuego y no usar pirotecnia clandestina, que es muy inestable y estalla con el mínimo roce, con un golpe o con el aumento de la temperatura.

Una vez que ocurre el accidente, conviene concurrir a un centro de salud especializado.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta