• Categoría de la entrada:Prevención

El efecto que produce un accidente con vidrio en una casa es traumático no sólo para la víctima sino para toda la familia.

La forma más simple de evitarlo es asegurarse que se está usando el tipo correcto de vidrio en cualquier área donde los habitantes puedan estar en riesgo”.

Le mencionamos algunos pasos para reducir el riesgo de accidentes:

1. Identifique las grandes áreas vidriadas con tiras autoadhesivas de color u otros recursos decorativos similares para señalar la presencia del vidrio. Asegúrese que las zonas vidriadas estén bien iluminadas de noche. Aunque haya colocado vidrio de seguridad templado o laminado en zonas peligrosas, trate de aseguraree que el vidrio sea claramente visible a nivel de los ojos, tanto de los niños como de los adultos.

2. En zonas vidriadas donde no se ha utilizado vidrio de seguridad, hay que evitar el riesgo de impacto sobre ellas. Para esto y a modo de ejemplo, podemos decir que un ventanal de grandes dimensiones podrá ser protegido por una baranda perimetral y en el caso de laterales a una puerta o de un bajo ventana por plantas o muebles.

  • Piense cuales son los obstáculos que pueden causar pérdida de equilibrio cerca de las áreas vidriadas.
  • No coloque felpudos cerca de los vidrios y asegúrese que los escalones y alfombras estén en buenas condiciones.
  • Mantenga los pisos libres de agentes como: agua, barro, u otros elementos que los tornen resbaladizos;
  • No deje los juguetes, particularmente los de ruedas, tales como autos o patines sobre el piso en áreas cercanas a una superficie vidriada.

3. No es recomendable presionar el vidrio para abrir puertas o ventanas, ni golpear el vidrio para llamar la atención.

Estas precauciones, basadas en el sentido común, le ayudarán a reducir el riesgo de accidentes, aún cuando no se hayan instalado vidrios de seguridad.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta