• Categoría de la entrada:Prevención

Para que un edificio sea seguro, es necesario que sean seguros todos sus áreas y en especial cada uno de sus apartamentos u oficinas.

El diseño de los edificios debe ajustarse a normas establecidas en las leyes. Sin embargo, por diversas razones (incluyendo cambios efectuados después de obtener los permisos), es posible que esas normas no se cumplan en su edificio. Para comprobarlo, puede solicitar una revisión especializada por parte de los bomberos.

De ellos recibirá sugerencias e indicaciones adicionales, basadas en la experiencia real de bomberos y en los últimos avances técnicos, para enfrentar mejor algunos aspectos no considerados en las normas actuales, pero que pueden ser decisivos para proteger su vida y la de su familia.

Verificando algunos aspectos básicos:

El fuego y el humo tienden siempre a subir. Por eso, un incendio en el subterráneo puede ser de catastróficas consecuencias. Por desgracia, muchas veces es el lugar más inseguro de todo el edificio, y por no ser muy visible, los riesgos no son advertidos.

Verifique que no haya combustibles cerca de las salas de máquinas de ascensores y piscinas. El combustible debe ser almacenado en recipientes adecuados y en lugares seguros. Exija la mantención del orden y limpieza, eliminando o alejando de las fuentes de calor los útiles y materiales de aseo, las cajas con papeles y otros materiales que puedan arder, etc.

Es frecuente que estos lugares sean utilizados por personal del edificio para preparar alimentos en improvisadas e inseguras cocinas. Verifique y corrija estas situaciones inseguras.

Solicite una cuidadosa revisión del sistema eléctrico, que muchas veces está muy deteriorado.

En el subterráneo debería haber extintores, una manguera de jardín permanentemente conectada y un timbre de alarma.

En un edificio de altura debe haber siempre al menos dos vías de evacuación. Revíselas. Por ningún motivo deben estar cerradas, y tampoco deben servir como bodega ni siquiera en forma transitoria. Todos deben conocer la ubicación de estas vías.

Los extintores deben estar cargados, accesibles y en lugar visible (no acepte que les escondan por razones “estéticas”: los daños de un incendio son mucho más feos).

Las mangueras que se ubican en cajas en los pasillos pueden ser muy útiles si están realmente operativos. Muy importante: deben ser de material rígido. Las mangueras de material blando (con aspecto de lona) no son funcionales, porque se deben extender completamente antes de poder usarlas; si no lo hace, el agua no pasará por la parte que está aún enrollada. Esto significa que si el fuego está cerca usted. deberá extender la manguera y regresar con ella, cuidando de no producir dobleces, antes de poder dar el agua.

Las luces de emergencia son vitales en un siniestro. Recuerde que los bomberos deberán cortar la electricidad antes de aplicar agua, y esto implica que el edificio quedará a oscuras.

Debería haber también un sistema de alarma general que pudiese avisar a todos los habitantes del edificio de un peligro que obligue a una inmediata evacuación. ¿Existe esto en su edificio? Si existe, ¿funciona? La junta de condominio debe estar atenta a todos estos aspectos.

 

 

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta