El seguro cumple una de la funciones más importantes en la vida del hombre, brindándole el apoyo para protegerse de esos eventos fortuitos e impredecibles.

1.- A nivel individual:

La compañía de seguros asume el riesgo de pérdidas cuantiosas.

Sin embargo, el hombre de negocios debe comprometerse a pagar una prima relativamente pequeña a intervalos determinados, adquiriendo así la seguridad y estabilidad de su negocio.

Todas las formas de seguros permiten mejorar la eficiencia de los negocios, eliminando dudas, inquietudes y vacilaciones, que generaría la falta de protección.

Otra de las ventajas del seguro, tal como se utiliza actualmente, es el establecimiento correcto de los costos que tienen que asumir los asegurados.

El seguro constituye un elemento esencial de seguridad para las instituciones financieras.

Sobre todo, en caso de cualquier eventualidad que afecte los bienes o a las personas objeto del crédito, el seguro responderá.

El seguro de vida constituye un elemento primordial que fomenta el ahorro.

Por qué?

Puesto que , además  de protección, ofrece valores de rescate acumulados que constituyen un ahorro.

2 – A nivel colectivo

El seguro estimula y propaga la prevención, creando un sentido de mayor responsabilidad entre las personas.

La ley de seguro, obliga a las aseguradoras a invertir parte de sus reservas en instrumentos financieros tanto de renta fija como variable.

Si consideramos el volumen del mercado, podemos deducir claramente que este estimula y promueve, el desarrollo del mercado de capitales.

El seguro de accidentes, salud y vida, alivia a la comunidad de muchos de los gastos que de otro modo, causaría el cuido de aquellos a quien dejara atrás de sí, el jefe de la familia.

Las protecciones de las fábricas, comercios, automóviles, contra los riesgos a que están expuestos (incendio, robo, etc.),.

En el caso de las personas, el seguro de HCM, accidentes, funerarios y vida, arrojan como resultados una serie de medidas que permiten reducir o eliminar los riesgos.

En consecuencia, se reducen las pérdidas patrimoniales y humanas a su mínima expresión.