• Categoría de la entrada:Seguros

Introducción

A algunos les parecerá raro el título de este Reafirmando Conocimientos, y mucho más extraño la conjunción con el Seguro. Lo que pretendo es recordar la importancia de la actividad aseguradora como lo refiere el Artículo 2 de la Ley de la Actividad Aseguradora como ”toda relación u operación relativas al contrato de seguro y al de reaseguro, en los términos establecidos en la ley especial que regula la materia”; recordando que la ley especial es la que conocemos como Ley del Contrato de Seguro.

Nos pasearemos primero con la diversidad de refranes populares sobre El Fiao, y después abordaremos lo referente al Contrato de Seguro.

El fiao

El Fiao es aquella costumbre muy arraigada en muchos pueblos, hace muchos años atrás, por medio de la cual la persona necesitada le solicitaba, sobre todo al bodegero, víveres, y el señor o señora de la bodega lo anotaba en un cuaderno y al final del mes lo cobraba. Dicho en otras palabras era lo que hoy se llama “crédito”. Pero, los resultados de este tipo de negociación, con el tiempo, se hicieron onerosas para el bodeguero a causa del incumplimiento del solicitante, resultando en muchos casos la quiebra del negocio.

Por eso encontramos en diversos negocios mensajes, convertidos en refranes, como estos:

“El que fía salió de viaje y no sabemos cuándo regresa”

            “Hoy no fío, mañana sí”

            “Así quedó el que dio fiao” (con una imagen de un comerciante arruinado)

            “Vienes como un manso cordero a pedir fiao y te enfureces como un coyote

             cuando se te cobra”

El seguro

  1. Según la página ABC:

Se conoce con el nombre de seguro a todo aquel contrato que se establece entre dos partes y que tiene como objetivo justamente asegurar determinado bien o elemento, hasta la vida de la misma persona. El seguro establece que la parte que cumple el rol de aseguradora deberá cumplir otorgando un determinado tipo de servicio de seguro mientras que la parte que sea asegurada deberá pagar por el mismo cierto monto de dinero o paga que será establecido entre ambas partes de acuerdo a sus intereses y posibilidades.

  1. Según Monografías.com,

Puede definirse el seguro, y siguiendo la acepción de Donati, de la siguiente manera: una operación económica con la cual, mediante la contribución de muchos sujetos igualmente expuestos a eventos económicamente desfavorables, se acumula la riqueza para quedar a disposición de aquellos a quienes se presente la necesidad.

  1. La Ley del Contrato de Seguro, lo define así:

Artículo 5°. El Contrato de seguro es aquél en virtud del cual una empresa de seguros, a cambio de una prima, asume las consecuencias de riesgos ajenos, que no se produzcan por acontecimientos que dependan enteramente de la voluntad del beneficiario, comprometiéndose a indemnizar, dentro de los límites pactados el daño producido al tomador, al asegurado o al beneficiario, o a pagar un capital, una renta u otras prestaciones convenidas, todo subordinado a la ocurrencia de un evento denominado siniestro, cubierto por una póliza.

Nótese que he subrayado y colocado en negrillas de las diferentes definiciones, las siguientes declaraciones:

  1. la parte que sea asegurada deberá pagar por el mismo cierto monto de dinero
  2. mediante la contribución de muchos sujetos
  3. a cambio de una prima,

De esas declaraciones se desprende uno de los principios básicos de la Actividad Aseguradora:

  1. Para que exista el contrato y la aseguradora asuma las consecuencias de los riesgos y se sienta obligada a indemnizar es indispensable que la otra parte pague la prima.

Dicho en criollo, lenguaje vernáculo: El Seguro no se fía.

¿Cuando se considera que el seguro es fiao?

  1. Cuando la empresa de seguros entrega la póliza, el cuadro recibo o recibo de prima o la nota de cobertura provisional, debidamente firmada por la empresa de seguros a cualquier tomador o contratante, bien sea persona natural o jurídica, individual o colectivo, privado o gubernamental, sin que la prima haya sido pagada en la fecha en que es exigible.
  2. Si la empresa de seguros indemniza, otorga cartas avales, paga reembolsos, sin que la prima haya sido pagada en la fecha en que es exigible.

¿Esta prohíbido fiar el seguro?

La respuesta la encontramos en el Artículo 40 de la Ley de la Actividad Aseguradora, que dice: “Queda prohibido a las empresas de seguros y las de reaseguros lo siguiente:

  1. Realizar cualquier operación de carácter crediticio para financiar directa o indirectamente las primas de los contratos de seguros o de reaseguros que suscriban”.
  2. Suscribir pólizas de seguros sin cobro de la contraprestación dineraria o sus   equivalentes correspondientes.

Fiar es una forma de operación crediticia. Se financia primas indirectamente cuando sin percibir la prima correspondiente de la póliza o del cuadro recibo o recibo de prima o de la nota de cobertura provisional, debidamente firmada por la empresa de seguros, la empresa de seguros indemniza, otorga cartas avales, o paga reembolsos.

Al no cobrar la contraprestación dineraria (primas), la empresa de seguros está incumpliendo la prohibición.

¿Cúales son las consecuencias al fiar el seguro?

El Artículo 161, titulado Incursión en los supuestos de prohibición, expone:

“Las empresas de seguros, de medicina prepagada o las de reaseguros que incurran en los supuestos de prohibiciones previstos en los artículos 38, 39 y 40 de esta ley, serán sancionadas con multa de mil Unidades Tributarias (1.000 U.T.) a ocho mil Unidades Tributarias (8.000 U.T.)

Otras razones técnicas para no fiar el seguro

Primero debemos recordar el concepto de Reserva Técnicas.

Reservas Técnicas: Son las cantidades que las compañías de seguros deben constituir y mantener para atender compromisos con los asegurados y/o sus beneficiarios o prestadores de servicios.

  • ¿Para qué deben constituir y mantener las empresas de seguros las reservas técnicas?

Para satisfacer los futuros compromisos, correspondientes a la indemnización prometida a los contratantes, tomadores, asegurados y beneficiarios de los contratos de seguros.

  • ¿De dónde deben constituir y mantener las empresas de seguros las reservas técnicas?

De las primas pagadas por los contratantes, tomadores o asegurados.

  • ¿Cuáles son las Reservas Técnicas que deben constituir y mantener las empresas aseguradoras para satisfacer los futuros compromisos, correspondientes a la indemnización prometida a los contratantes, tomadores, asegurados y beneficiarios de los contratos de seguros?

Ellas son:

  • Reservas para riesgos en curso.
  • Reservas para prestaciones y siniestros pendientes de pago. 
  • Reservas para siniestros ocurridos  y no notificados.

La Ley de la Actividad Aseguradora, en sus Artículos 46, 47 y 48 las definen así:

  • Reservas para riesgos en curso.

Las empresas de seguros y las de reaseguros que operen en seguros generales y en seguros colectivos de vida, deben constituir y mantener una reserva para riesgos en curso actualizada, que no será inferior a las primas cobradas, deducidas las primas devueltas por anulación o cualquier otra causa, netas de comisión, correspondientes a períodos no transcurridos.

  • Reservas para prestaciones y siniestros pendientes de pago.

Las empresas de seguros y las de reaseguros deben constituir y mantener en la cuantía y forma que determine la Superintendencia de la Actividad Aseguradora, mediante normas prudenciales, una reserva para prestaciones y siniestros pendientes de pago, en la cual se incluirán los compromisos pendientes con terceros que hayan cumplido por orden y cuenta de la empresa de seguros, compromisos con asegurados o beneficiarios de seguros.

  • Reservas para siniestros ocurridos y no notificados.

Las empresas de seguros y las de reaseguros deben constituir y mantener una reserva para siniestros ocurridos y no notificados, la cual se determinará de acuerdo con la experiencia de cada empresa, y en ningún caso, podrá ser inferior a tres por ciento (3%) de las reservas para prestaciones y siniestros pendientes de pago del respectivo período.

La Superintendencia de la Actividad Aseguradora puede modificar el porcentaje señalado, según la experiencia del sector asegurador venezolano, mediante normas prudenciales.

Consideraciones finales

  1. Mientras no haya pago de prima, la empresa de seguros no puede ni debe cumplir con las obligaciones derivadas del contrato.
  2. Si no ha habido pago de prima, la empresa de seguros está violando el mandato legal de constituir y mantener las reservas correspondientes.
  3. Al violar ese mandato está expuesta a ser sancionada con las multas señaladas.

Bibliografía consultada:

Página ABC, Monografías.com, Ley de la Actividad Aseguradora, Ley del Contrato de Seguro.

Autor: Prof. Elías Muñoz

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta