• Categoría de la entrada:Seguros

El panorama económico del país para 2015 se verá influenciado principalmente por los precios del petróleo. Algo que ha sido una constante en nuestra historia. Sólo precios del petróleo altos podrían traer un año con rendimiento económico moderado.

Venezuela sigue siendo dependiente. Año tras año, el petróleo marca el comportamiento de nuestra economía. Si los precios del petróleo no mejoran, “pudiéramos estar viendo un entorno económico con incidencia en mayor caída de las importaciones, lo cual pudiera agravar los niveles de abastecimiento”. Así lo precisó César Aristimuño, economista y analista financiero, presidente de Aristimuño y Asociados.

Para Aristimuño, esta premisa se une a unos compromisos financieros externos por parte de Venezuela, “lo cual coloca al Gobierno en la disyuntiva de tener que priorizar. Seguramente la inflación va a seguir presionando el bolsillo de los venezolanos. Sin embargo, si el precio del petróleo detiene su caída y toma cierto impulso, el panorama puede ser mucho más manejable e inclusive se podría frenar el comportamiento recesivo de la economía”, precisó.

En este escenario le toca a los sectores económicos aplicar sus mejores estrategias no sólo para sobrevivir en un entorno difícil, sino también para ser exitosos. Estamos hablando específicamente de Banca y Seguros, Telecomunicaciones, Consumo Masivo y Retail, sectores que mostraron ser exitosos en 2013, según los resultados de las Top 100 Companies presentados en esta edición de Business Venezuela.

Banca y Seguros se enfrentan a un entorno poco favorable

El año 2013 ha sido excelente para la Banca venezolana según resalta Aristimuño. “Las instituciones bancarias se han manejado con mucho profesionalismo adaptándose a los altos requerimientos de obligaciones por parte de las autoridades. Sin embargo, empezamos a ver una fuerte amenaza para su rentabilidad en la inflación que combinado con la represión financiera (controles de tasas, de comisiones, encaje legal, gavetas, inversiones en títulos públicos, etc), se empieza a sentir en este sector”.

El analista financiero considera que para 2015 la banca se enfrentará a un entorno económico no muy favorable. “Dependiendo del comportamiento económico del país, pudiéramos ver indicadores no muy favorables, que impacten más aun la rentabilidad con posible incidencia en una desaceleración en la demanda crediticia. Si la caída en la actividad económica no se profundiza estos efectos no tenderían a ser más restrictivos. Sin embargo, es de señalar que la banca venezolana está muy bien soportada con provisiones que funcionan como frente anti cíclico”, precisó el presidente de Aristimuño y Asociados.

En cuanto al sector de Seguros, éste está íntimamente ligado a las variaciones en algunos indicadores macroeconómicos, tales como crecimiento del PIB, inflación y su impacto en poder contener costos, tasa de cambio, controles de cambios, regulaciones de costos, disminuciones en la capacidad de producción industrial, comercial, de servicios, entre otros, explicó Alesia Rodríguez Pardo, presidenta ejecutiva de la Cámara de Aseguradores de Venezuela, CAV.

Rodríguez Pardo afirma que todo lo que se ha avanzado en seguros en el país en los últimos 20 años se han visto afectado por los cambios en el marco regulatorio de la actividad aseguradora del año 2010.

“El sector asegurador siempre ha estado muy regulado desde hace muchos años, y el usuario en general aun no percibe la adquisición de un seguro como una inversión, lo que hace que el pago de primas, en algunos casos, no sea considerado una prioridad.

El mercado asegurador ha mantenido su tendencia de crecimiento en los tres últimos años presentándose ligeramente superior en 2013 con relación a 2012. “Este crecimiento es básicamente producto de la actualización de los valores asegurados alineados a la inflación y no tanto a la expansión del seguro o de asegurados, ni de mayor consciencia preventiva o de una cultura de seguro entre los venezolanos” precisó.

Las cifras de la CAV indican que la utilidad “técnica” neta del sector experimentó un decrecimiento del 63,4 % para el mismo período 2012-2013, como resultado del incremento de la siniestralidad; el encarecimiento de los precios y la dificultad del acceso a las divisas, entre otros.

“A pesar de las adversidades las empresas aseguradoras venezolanas han salvaguardado su fortaleza patrimonial ya que la mejor garantía que un asegurado puede tener es la capacidad de respuesta ante los siniestros y ante los compromisos adquiridos. En ese sentido, se espera que el sector asegurador mantenga su tendencia de crecimiento, innovación y compromiso para 2015”, precisó.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta