• Categoría de la entrada:Salud

El lumbago es un dolor localizado en la parte baja de la espalda.

Usted también puede presentar rigidez en la espalda, disminución del movimiento de la región lumbar y dificultad para pararse derecho.

El dolor de espalda agudo puede durar desde unos pocos días hasta unas cuantas semanas.

La mayoría de las personas tendrá al menos un dolor de espalda en su vida. Aunque este dolor o molestia puede presentarse en cualquier parte de la espalda, la zona que más comúnmente se ve afectada es la región lumbar. Esto se debe a que sostiene la mayor parte del peso del cuerpo.

El lumbago es la segunda razón por la cual los estadounidenses acuden al proveedor de atención médica. Es superado únicamente por los resfriados y la gripe.

Usted generalmente sentirá primero un dolor de espalda después de levantar un objeto pesado, desplazarse repentinamente, sentarse en una posición por mucho tiempo o sufrir una lesión o accidente.

El lumbago agudo es causado con mayor frecuencia por una lesión repentina en los músculos y los ligamentos que sostienen la espalda. El dolor puede ser causado por espasmos musculares o distensión o desgarro en músculos y ligamentos.

Las causas del lumbago repentino incluyen:

  • Fracturas por compresión de la columna a causa de osteoporosis
  • Cáncer que compromete la columna
  • Fractura de la médula espinal
  • Espasmo muscular (músculos muy tensos)
  • Hernia de disco o disco roto
  • Ciática
  • Etenosis raquídea (estrechamiento del conducto raquídeo)
  • Curvaturas de la columna vertebral (como escoliosis o cifosis), que pueden ser heredadas y se observan en niños o adolescentes
  • Tensión o desgarros de los músculos o los ligamentos que sostienen la espalda

El lumbago puede también deberse a:

  • Un aneurisma aórtico anormal que está filtrándose.
  • Afecciones artríticas, como osteoartritis, artritis psoriásica y artritis reumatoidea.
  • Infección de la columna vertebral (osteomielitis, disquitis, absceso)
  • Infección del riñón o cálculos renales.
  • Problemas relacionados con el embarazo.
  • Enfermedades que afectan los órganos reproductores femeninos, como endometriosis, quistes ováricos, cáncer ovárico o miomas uterinos.

Usted puede sentir una variedad de síntomas si se ha lesionado la espalda. Puede tener una sensación de hormigueo o ardor, una sensación de dolor sordo o dolor agudo. El dolor puede ser leve, o puede ser tan intenso que usted no es capaz de moverse.

Dependiendo de la causa de su dolor de espalda, es posible que también tenga dolor en la pierna, en la cadera o en la planta del pie. También puede presentar debilidad en las piernas y los pies.

Para mejorar rápidamente, adopte las medidas adecuadas desde el primer momento que sienta el dolor.

A continuación encontrará algunos consejos sobre cómo manejar el dolor.

  • Suspenda la actividad física normal durante los primeros días. Esto lo ayuda a aliviar los síntomas y reducir cualquier inflamación en la zona del dolor.
  • Aplique calor o hielo en la zona del dolor. Un buen método es utilizar hielo durante las primeras 48 a 72 horas y luego usar calor.
  • Tome analgésicos de venta libre, como ibuprofeno o paracetamol. Siga las instrucciones que vienen en el envase con respecto a cuánto tomar. No tome más de la cantidad recomendada.

Mientras esté durmiendo, trate de acostarse en una posición fetal acurrucado con una almohada entre las piernas. Si por lo regular duerme boca arriba, ponga una almohada o toalla enrollada bajo las rodillas para aliviar la presión.

Visite a su médico para descartar cualquier otro problema que pueda estar causando el dolor de espalda.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta