• Categoría de la entrada:Seguros

APLICABILIDAD PRÁCTICA DE LOS ARTÍCULO 44 y 45 DE LA LEY DEL CONTRATO DE SEGUROS

Me motivo escribir sobre este importantísimo tema el DOLO y las CULPAS GRAVES, pues existe un desconocimiento en la mayoría de las personas que laboramos en el mundo de los seguros, sobre su aplicabilidad practica a un caso en concreto o en abstracto y lamentablemente ello forma parte del día a día en el mundo del análisis de los siniestros en seguros en este país, sin importar el ramo del seguro que se trate. Desarrollaremos este ensayo con un caso real de un Siniestro de un SEGURO DE H.C.M. que una Empresa de Seguros pretende rechazar por CULPA GRAVE.

“El Siniestro Ocurrido en fecha septiembre de 2013, en la ciudad de Valencia, donde se produjo un HECHO VIAL anteriormente conocido como (Accidente de Tránsito), en el cual un Asegurado en una Póliza de Seguros de H.C.M., conducía un vehículo de su propiedad y colisionó de forma frontal con un autobús de pasajeros, el Asegurado ingreso a una clínica y se le dio entrada bajo la condición de que tan pronto se recibieran las actuaciones de tránsito, estas serían enviadas a la Empresa de Seguros.

El Asegurado tuvo muchas fracturas y consumió en gastos clínicos la cantidad de Bs. 500.000,00; posteriormente llegaron las actuaciones de tránsito a la Empresa de Seguros. Una vez revisadas las actuaciones de tránsito, se evidencio en el acta policial que el Asegurado invadió el canal contrario lo cual constituye una violación del Reglamento de Transporte Terrestre.

No obstante también se evidencia que la vía estaba mojada y estaba lloviendo. La Empresa de Seguros considera que su Asegurado actuó con culpa Grave al invadir el canal contrario y según las condiciones Generales de su Póliza de Seguros de H.C.M. en su Clausula 10, Exoneración de Responsabilidades del ASEGURADOR, la misma establece: Si el Tomador o el Asegurado actúa con Culpa Grave o si el siniestro ha sido ocasionado por Culpa Grave del Tomador el Asegurado o el Beneficiario.”

Es importante analizar porque la Empresa de Seguros pretende encuadrar la conducta desplegada por el Asegurado en el caso anteriormente transcrito, en una CULPA GRAVE, para fundamentar un rechazo de una póliza de salud, este será el centro de análisis de este ensayo que de seguida pasamos a desarrollar:

Primero que nada, es importante dejar claro al lector que es cierto, que el artículo 44 de la Ley del Contrato de Seguros y en la mayoría de las Pólizas de Seguros de cualquier Ramo del Seguro en Venezuela, establece como causal de exoneración de responsabilidad del Asegurador EL DOLO y LAS CULPAS GRAVES; pero primero   hay que preguntarse que es EL DOLO y que son las CULPAS GRAVES.

La respuesta es relativamente sencilla, en ambos casos, se va a producir un resultado, que en el caso particular del ACTO DOLOSO el mismo es querido o voluntario, pues el agente encamina todo su esfuerzo en conseguir ese resultado, normalmente utilizando medio u artificios engañosos, capaces de sorprender la Buena Fe de una persona sensata y producto de ese engaño obtener un beneficio propio o ajeno, estos son los elementos necesarios para que se constituya el acto doloso, que normalmente constituyen hechos punibles delictuosos y el cual no será objeto de análisis en el presente caso; mientras que en el ACTO CULPOSO el resultado NO ES QUERIDO pero le es imputable por la CONDUCTA desplegada por el agente.

Veamos cómo opera el régimen de LAS CULPAS:

Las Culpas: Son hechos NO queridos por el Agente causante del Daño, pero le son imputables por su CONDUCTA.

¿Quién determina que un determinado hecho sea CULPOSO o NO? La Ley
Las presunciones legales son de dos tipos: Presunción Iure de iure y las Presunciones Iure Tantum. En la primera presunción la CULPA es imputada para determinado hecho por la ley y no se admite prueba en contrario; mientras que en las segundas presunciones exista una declaratoria judicial que diga lo contrario.

Ejemplo de esta última; lo constituye el artículo 1193 del Código Civil, el cual establece, que NO ES CULPABLE quien detente bajo cualquier título todo o parte de un inmueble donde se inicie un incendio, a menos que se demuestre que el incendio se debió a su falta o a la falta de las personas de cuyo hecho deba responder.

Ahora bien, como la presunción de la Ley es de NO CULPABILIDAD, cuando se otorga una cobertura de Responsabilidad Civil de Riesgo de Vecinos, el artículo 74 de la Ley del contrato de seguros establece como requisito para cualquier pago de esta cobertura, que exista una sentencia definitivamente firme y ejecutoriada en la que se le haya declarado responsable de la comunicación del fuego. Esta sentencia se exige para desvirtuar la presunción Iure Tantum de la Ley de NO CULPABILIDAD.

En resumidas cuentas las culpas de los hechos ilícitos NO DELICTUOSOS están establecidas en el Código Civil y en las distintas leyes especiales, pues nótese que la Ley de Transporte Terrestre hace responsable del HECHO VIAL, si el conductor iba bajo los efectos del alcohol, mientras no se demuestre JUDICIALMENTE lo contrario será culpable.

Ahora bien, no basta saber si hay culpa o no, es necesario saber cuál es el grado de culpa con el que actuó el agente, para ello es necesario encuadrar la conducta del agente en la conducta esperada del PATHER FAMILIE o BUEN PADRE DE FAMILIA, que es la conducta que va a medir el grado de culpa del agente para determinar su grado en un hecho Ilícito NO delictuoso.

Recordemos que existen los niveles de las culpas a saber:
GRAVE
BUEN PADRE DE FAMILIA CULPAS LEVE
LEVISIMA

Antes de medir el grado de las culpas en necesario medir el Abstracto jurídico del diligente buen padre de familia, a saber:
EL BUEN PADRE DE FAMILIA ES UNA PERSONA QUE NO ES:
NEGLIGENTE: ES LA PERSONA QUE NO HACE LO QUE TIENE QUE HACER.
IMPRUDENTE: ES LA PERSONA QUE HACE LO QUE NO TIENE QUE HACER
IMPERICIA: ES LA PERSONA QUE HACE SIN SABER

Por lo tanto el Buen Padre de Familia o Pather Familie es la PERSONA QUE HACE LO QUE TIENE QUE HACER y no es negligente, imprudente y nunca actúa con impericia.
Ahora bien, partiendo de la conducta que ha desplegado el agente y encuadrada en la conducta esperada del buen padre de familia, tenemos los niveles de las culpas, a saber:

1- SI EL AGENTE NO ACTUÓ COMO EL DILIGENTE BUEN PADRE DE FAMILIA Y COMO CONSECUENCIA DE ELLO CAUSO O SE CAUSO UN DAÑO QUE SE QUIERE SABER CUAL ES SU GRADO DE CULPA, POR HABER ACTUADO DE FORMA NEGLIGENTE, IMPRUDENTE O CON IMPERICIA, SU GRADO DE CULPA EN EL RESULTADO NO QUERIDO ES GRAVE.

2- SI EL AGENTE SI ACTUÓ COMO EL DILIGENTE BUEN PADRE DE FAMILIA Y COMO CONSECUENCIA DE ELLO CAUSO O SE CAUSO UN DAÑO QUE SE QUIERE SABER CUAL ES SU GRADO DE CULPA, SIN HABER ACTUADO DE FOMA NEGLIGENTE, IMPRUDENTE O CON IMPERICIA, SU GRADO DE CULPA EN EL RESULTADO NO QUERIDO ES LEVE

3- SI EL AGENTE ACTUÓ MAS ALLA DE LA CONDUCTA ESPERADA DEL DILIGENTE BUEN PADRE DE FAMILIA OSEA EL PADRE SOBRE PROTECTOR Y COMO CONSECUENCIA DE ELLO CAUSO O SE CAUSO UN DAÑO QUE SE QUIERE SABER CUAL ES SU GRADO DE CULPA, SU GRADO DE CULPA EN EL RESULTADO NO QUERIDO ES LEVÍSIMA.

Autor:NILO PEÑA VARONIS.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta