• Categoría de la entrada:Seguros

Antes de desarrollar esta nota para nuestra apreciada Revista SUDEASEG Al Día, trataremos de responder:

¿Qué es un Actuario?

La siguiente respuesta luce académica y muy seria en su contexto, pero nos ayudará a entender la inmensa utilidad y el extraordinario valor agregado del Actuario en la Gestión de Negocios.

“El Actuario es el científico matemático en el estudio probabilístico y financiero del riesgo, evalúa los aspectos presentes de una Organización sujeta a riesgos, en cuanto a su situación comercial, técnica, patrimonial y financiera, identificando los aspectos de riesgos, y en función de su horizonte de planeamiento estratégico, diseña escenarios económicos y financieros sobre la base de modelos estocásticos, conforme con la naturaleza de los datos y las condiciones de incertidumbre respecto de las variables medulares del negocio, y con ello, protege a la Organización, y coadyuva para su estabilidad, solvencia y rentabilidad en el tiempo”.

Luego de leer ¿Qué es un Actuario?, nos puede quedar una extraña sensación que no entendimos exactamente para que sirven estos profesionales en la sociedad, quizás por lo rocambolesco de la expresión anterior, en consecuencia, voy a tratar de pragmatizar su contenido, de tal manera, de hacerla digerible y sencillamente entendible.

El Actuario es un diseñador y hacedor de propuestas de negocios, y debe interpretar inteligentemente su entorno en todas y cada una de sus aristas, para que sus propuestas tengan viabilidad económica y generen rentabilidad, impactando positivamente a la sociedad. En este marco de su actuación profesional, el Actuario aporta su férrea formación matemática, estadística y financiera, y bajo una visión de praxis, explota su preparación, para dar respuestas acertadas a la multiplicidad de requerimientos socio – económicos de la sociedad en su más amplia expresión.

El Actuario entiende que el éxito en su gestión profesional, está firmemente atada al éxito de cada uno de los miembros con los cuales forma grupos de trabajo, en el cual convergen equipos de dirección, y profesionales de las áreas de negocios, comercial, técnica, administrativa, legal, financiera y de tecnología; por ello, mientras el Actuario mejor se integre e interactúe con el resto de profesionales de la organización, de ser posible, con un lenguaje de gestión integradora, se tendrá más posibilidades de éxito para todos.

El Actuario es un profesional especializado en la valuación de organizaciones de diversa naturaleza sujeta a riesgos (financieras y no financieras, públicas o privadas), complejos sistemas de seguridad social, mercados de capitales y sistema financiero en general, sobre la base del establecimiento de condiciones de equilibrio actuarial integrado en procesos de planificación económico-financiera.

El Actuario debe liderar y coordinar la implementación de sistemas de gestión de riesgos, bajo un enfoque actuarial, técnico, financiero, estadístico y probabilístico que ayude a las distintas áreas de la organización en la identificación, medición y cuantificación de los riesgos a los que podrían estar siendo expuestas; bajo esta plataforma de sistema de gestión de riesgo, se valorarán, controlarán, explotarán, financiarán, y monitorearán los riesgos desde todos los orígenes con el propósito de incrementar en el corto y largo plazo el valor de la organización para todas las partes interesadas a ésta, permitiendo asignar eficientemente los recursos, e información que facilite la toma de decisiones ante la incertidumbre, y permite operar sobre una base financiera sana y solvente.

El Actuario apoya y participa activamente en la planificación estratégica de la organización, estableciendo y monitoreando a través de los cuadros de mando integral, las métricas de compromiso de cada uno de los miembros del equipo gerencial alineadas con los objetivos de la organización, y a la formulación del presupuesto, generando la plataforma para establecer el modelo actuarial de rentabilización de su respectivo portafolio, con gran pragmatismo para apoyar el desarrollo del negocio, trabajando muy de cerca con el área de productos y comercial, todo ello, bajo la premisa de un crecimiento orgánico que salvaguarde y proteja la continuidad, solvencia y rentabilidad de la organización en el tiempo.

El Actuario diseña la plataforma de información creíble en materia de control de gestión de la organización, genera herramientas de información técnica, estadística, financiera y gerencial, información estimada en tiempo real de los resultados de su portafolio, desagregada a todos los niveles, con métricas e indicadores técnicos y financieros, que bajo la activación de alarmas tempranas permitan al equipo de dirección tomar acciones y decisiones de manera oportuna.

El Actuario, en materia de investigación y desarrollo, gracias a su formación académica estadística, matemática y financiera, coadyuva en la generación de nuevos conocimientos, acercando a la población al acceso y comprensión de compleja información que le es presentada de manera amigable.

En este orden, el Actuario estudia fenómenos, construye escenarios, analiza tendencias, identifica patrones de comportamiento y desarrolla estudios diagnósticos, mediante el análisis de la data a través de aplicación de métodos multivalentes y metodología científica, apoyando a las organizaciones empresariales, y de manera suprema a la nación, en la definición estratégica de políticas, programas y planes de acción en el área de desarrollo social que se traducirán en una mejora colectiva de calidad de vida.

El Actuario aporta sus servicios profesionales en los entes/superintendencia reguladores del sistema financiero (banca, seguros, mercado de capitales), coadyuvando en el monitoreo de la compleja gestión técnica, financiera y de solvencia de los entes regulados, y con ello, dando un valioso aporte a la sociedad cuyos intereses son protegidos y salvaguardados a través de las respectivas superintendencias que regulan el sistema financiero.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta