• Categoría de la entrada:Prevención

Hoy 1° de diciembre es el Día Internacional del Cinturón de Seguridad, un dispositivo que desde 1959 resulta indispensable para salvar vidas.

El uso del cinturón de seguridad reduce la posibilidad de muerte en un 50% en los asientos delanteros y en un 75% en los asientos traseros.

Muchos dan por descontado las razones por las cuales debe utilizarse este elemento dentro del vehículo, independientemente del lugar donde se ubique. Sin embargo, es sorprendente observar la cantidad de niños que viajan de pie mirando por el vidrio trasero del auto, otros sentados en las piernas del conductor o sujetos en brazos de sus padres.

Si analizamos desde un punto de vista físico el hecho de sostener a los niños en brazos, aún en la parte trasera del vehículo, llegaremos a la conclusión de que es realmente peligroso y atenta contra la vida de todos.

La posibilidad de tener un siniestro en un vehículo de uso público no disminuye porque nos transportemos en la parte trasera o en un asiento acolchado y reclinable. Más allá de la obligación, entendamos que el uso de estos elementos reduce a la mitad el riesgo de muerte y/o disminuye la gravedad de las lesiones.

Hoy en día con el mayor conocimiento adquirido en los siniestros viales, sabemos que tanto los adultos como los niños deben estar dentro del vehículo correctamente sujetos. En el caso de los adultos, utilizando el cinturón de seguridad. En el caso de los niños, utilizando los sistemas de retención infantil adecuados a su edad, peso y altura.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta