• Categoría de la entrada:Prevención

Revise las tuberías y los conectores una vez al año y evite fugas de agua.

Debe tomarse unos minutos para echar un vistazo bajo los fregaderos y los lavaderos, y en torno a las lavadoras, tazas de baño, dispensadores de hielo.

Mantenimiento preventivo

  1. Tenga presente en dónde está situada la llave de paso principal y asegúrese de que toda la familia sepa cómo interrumpir el suministro de agua de la casa si un tubo o caño se revientan de repente.
  2. Revise sus tuberías una vez al año. Se trata de una revisión sencilla que lleva unos minutos y puede evitar daños causados por agua que le costaran.
  3. Eche un vistazo en sus lavaderos y su dispensador de hielo (si lo tuviese) de su refrigerador. Si nota desgaste en los tubos flexibles, cámbielos.
  4. Cuando se vaya de viaje, deje cerrada la llave de paso de su lavadora. Muchas personas, al regresar han encontrado su casa inundada debido a la rotura del tubo flexible de su lavadora.
  5. Nunca se vaya de casa dejando en funcionamiento electrodomésticos como lavadoras y secadoras.
  6. Todo propietario debe localizar la llave de paso principal de su vivienda y saber usarla.
  7. Las llaves de paso secundarias están situadas bajo los lavaderos, junto a las lavadoras, tazas de baño y dispensadores de hielo del refrigerador. Hay llaves de paso tanto para el agua caliente como para el agua fría. La mayor parte de las llaves de paso secundarias llevan válvulas de compuerta y están hechas de materiales que pueden fallar con el tiempo. Se recomienda cambiar estas válvulas cuando muestran indicios de goteo o se atoran en la posición abierta y no se pueden girar en una u otra dirección.
  8. Conviene “ejercitar” las llaves de paso secundaria varias veces con regularidad para asegurarse de que no se queden atoradas en la posición abierta. Para ello, sólo tiene que abrir y cerrar varias veces las llaves de paso secundarias una vez al mes o cada dos meses. De este modo, seguirán funcionando tal y como fueron diseñadas. Nunca fuerce una llave que se haya quedado atorada.
  9. Cajas de suministro para la lavadora se pueden encontrar en muchos hogares de construcción reciente. La caja va empotrada y las llaves de paso secundarias van instaladas en el interior.
  10. Conviene cerrar el agua que alimenta la lavadora siempre que la máquina no esté en funcionamiento. En las instrucciones de algunas lavadoras se especifica que el agua sólo debe estar abierta cuando la máquina esté encendida. Si se deja el agua abierta, los tubos flexibles y las válvulas de la lavadora sufren una presión constante. La vida del tubo flexible de la lavadora se puede prolongar si el agua se abre únicamente cuando la máquina esté funcionando.
  11. Hay que revisar y cambiar periódicamente los tubos flexibles de la lavadora. Por lo común, las fugas se roducen en los conectores. Sean del tipo que sean, deben utilizarse según las recomendaciones del fabricante. Cambie siempre los tubos flexibles cuando compre una máquina nueva, o cuando se mude de casa. Con independencia del material de que esté hecho el tubo flexible, debe revisarlo y reemplazarlo con regularidad. Si se rompe el tubo de suministro de una lavadora, y usted no descubre la fuga a tiempo para cerrar el agua, pueden producirse daños importantes.

 

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta