• Categoría de la entrada:Prevención

El ruido, además de producir sordera y otros daños en el oído, ocasiona trastornos físicos y psicológicos en el organismo humano.

Recordemos que el ruido es un agente contaminante. En el ámbito laboral, la situación es preocupante. Para que pueda originar sordera profesional ha de superar el nivel de 80 decibelios en una jornada laboral de ocho horas de exposición. Sólo el 30% de los trabajadores afectados por el ruido usa un protector adecuado.

Entre los daños que provoca están aquellos que afectan al sistema nervioso y al metabolismo cerebral, los efectos sobre el sistema cardiovascular y sobre el aparato respiratorio, como el aumento de la frecuencia respiratoria. Ocasiona úlceras duodenales, cólicos y otros trastornos gastrointestinales; tiene efectos en el sistema sanguíneo y en el equilibrio, y altera la visión, sobre todo la nocturna.

Según los expertos, existe también una relación entre el ruido y el descenso de la hormona lactógena después de las 36 semanas de embarazo, y una disminución en el peso al nacer.

Los efectos psicopatológicos causados se refieren a sensaciones de inquietud, inseguridad, disminución de la concentración y efectividad en el trabajo, desinterés, abulia y falta de iniciativa. También ocasiona patología del sueño, agresividad, alteraciones de la personalidad y trastornos mentales. Estos efectos tienen mayor incidencia cuando el ruido no depende del control del individuo.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta