• Categoría de la entrada:Salud

Todavía no existe una vacuna para prevenir la infección del virus de zika, pero hay cosas que podemos hacer para protegernos.

1. Aplicar repelente

El primer consejo es evitar las picaduras del mosquito trasmisor. Se recomienda cubrir la piel expuesta con repelentes que tengan ingredientes aprobados como N,N-Dietil-meta-toluamida, conocido como DEET, o picaridina.

Estos son seguros para las mujeres embarazadas y las que están amamantando, así como para niños mayores de dos meses si se usan de acuerdo con las instrucciones del fabricante.

Pero no se deben usar productos que contengan aceite de eucalipto de limón (OLE) en niños menores de tres años.

Los repelentes deben aplicarse con frecuencia e inmediatamente si se detectan los insectos. Es preciso seguir con cuidado las instrucciones y aplicar el repelente luego del protector solar, no antes, ya que éste último puede disminuir la eficacia del producto.

2. Usar mangas largas

La ropa debe además ser lo suficientemente gruesa para evitar que los mosquitos piquen a través de ella.

Se recomienda usar ropa y equipos como botas, pantalones, medias y carpas tratados con permetrina, un insecticida sintético incorporado a la tela, aunque esta opción puede no estar disponible en algunos países.

3. Una casa a prueba de mosquitos

Siempre que sea posible deben crearse barreras físicas que impidan el contacto con el mosquito, mediante puertas cerradas, ventanas selladas o mosquiteros. Durante la noche, un mosquitero provee protección adicional.

Pero no se trata simplemente de estar atento durante la noche, pues el Aedes aegypti, principal transmisor de zika, pica más durante el día.

4. Cuidado con las macetas

Si bien es importante evitar el ingreso del mosquito al hogar, es aún más crucial evitar que se reproduzca. Y sus criaderos por excelencia son los depósitos de agua estancada.

También se recomienda cubrir piscinas y tanques de agua, a menos que hayan sido tratados con cloro.

El agua estancada durante más de cinco días debe descartarse y verterse en un lugar o terreno seco. Las larvas morirán cuando se evapore el agua, pero una cantidad mínima del líquido bastará para que continúen con vida.

5. Cerrar herméticamente la basura

Los depósitos de residuos y basureros también pueden convertirse en criaderos, al acumular agua.

Los expertos recomiendan a quienes viven en zonas de riesgo que tomen precauciones adicionales al manejar la basura, que siempre debe estar en bolsas plásticas cerradas.

6. Tecnologías antimosquito

Mientras los gobiernos buscan combatir el problema a gran escala, los individuos también pueden usar en sus hogares dispositivos especiales contra el insecto trasmisor.

Hay muchos tipos diferentes y no todos están disponibles en algunos países.

Un aparato, por ejemplo, imita el cuerpo humano emitiendo dióxido de carbono y calor, para engañar y atraer a los insectos.

Otros dispositivos rocían el insecticida con atomizadores, como los que se usan para regar el césped. Sin embargo, estos aparatos generan controversia ya que también pueden afectar a abejas, mariposas y otros animales.

7. Evitar viajar

“Hasta que se sepa más sobre la epidemia y por cautela, las mujeres embarazadas deberían considerar una postergación de sus viajes a cualquier zona donde el virus se trasmita”, asegura un comunicado de la agencia de salud pública de EEUU.

La Organización Mundial de la Salud, OMS, sin embargo, no dio esta recomendación a nivel global.

8. Prevenir más trasmisiones

Si una persona resulta infectada debe tomar medidas adicionales de precaución para evitar ser picada durante las primeras semanas de la enfermedad, dicen los CDC.

Esto se debe a que el virus en la sangre puede pasar de una persona a otra a través de picaduras de mosquitos.

Si bien el riesgo de trasmisión por vía sexual no ha sido confirmado, se ha sugerido el uso de condones por dos semanas después de terminada la infección, así como medios para evitar la trasmisión por saliva u otros fluidos corporales.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta