• Categoría de la entrada:Prevención

La espalda es una parte de nuestro cuerpo que sufre constantes agresiones del exterior y que aguanta mucha presión a lo largo del día.

Pero en muchos casos esto se acentúa si realizamos movimientos inadecuados o mantenemos unos hábitos nocivos.

Es importante que en nuestro día a día sigamos una serie de pautas necesarias para que nuestra espalda se encuentre siempre relajada evitando lesiones cervicales, dolores lumbares, contracturas.

La postura es muy importante para la salud de laespalda. La columna debe estar casi siempre recta evitando movimientos extraños y posturas forzadas que descargan todo el peso de nuestro cuerpo en la columna. Cuando nos sentamos, andamos o realizamos ejercicio tenemos que prestar especial atención en la postura de la espalda. Los movimientos en los que retorcemos la columna con posturas forzadas pueden desencadenar en lesiones o futuras dolencias.

Es importante que tengamos la espalda fuerte. Los músculos son los que protegen a los huesos y los que aguantan todo el empuje. Es por esto que es primordial mantener un buen tono muscular en la espalda. Lo podemos conseguir realizando ejercicios de tonificación como levantamiento de pesas, natación, pilates… Si nuestros músculos no están en perfectas condiciones tenemos un riesgo mayor de lesionarnos.

A la hora de levantar peso nunca debemos cargarlo en la espalda. en nuestro cuerpo hay más grupos musculares que nos sirven para mover objetos y realizar levantamientos. Para evitar que trabajemos solamente con la espalda cuando levantemos un peso lo que tenemos que hacer es agacharnos al nivel del objeto con las rodillas flexionadas y levantar el peso progresivamente apoyándolo en las rodillas y luego en el pecho.

Lo mismo sucede cuando llevamos carga en las manos. No debemos nunca ir desequilibrados pues podemos lesionarnos con facilidad. Lo ideal es repartir el peso de la carga entre las dos manos. Con este equilibrio conseguimos que la columna se mantenga recta y no cargue más peso en un lado que en otro.

Cuando permanezcamos mucho rato de pie es importante que no carguemos el peso en la zona lumbar. Es necesario que cambiemos habitualmente la postura subiendo una pierna un poco más alta que la otra, andando para descargar la zona de la espalda.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta