• Categoría de la entrada:Prevención

Cuando compre un juguete, verifique si es el indicado para la edad del pequeño, si es seguro y está fabricado con un material adecuado.

Lea las instrucciones y asegúrese de que sea lavable, resistente al fuego y no tóxico.

Cuando abra un juguete nuevo, tire inmediatamente los envoltorios plásticos para evitar riesgos de asfixia.

En casa, cuide que el niño no tome objetos o juguetes con bordes filosos, puntas metálicas o de vidrio. También es importante que no manipule aquéllos que se desarman en piezas muy pequeñas, pues puede llevárselas a la boca y tragarlas.

Los juguetes no deben tener cordones o cuerdas, ya que podrían enredarse en el cuello del pequeño.

El tipo de relleno de ciertos juguetes, como los peluches, también es importante. Algunos pueden estar fabricados con alambres en su interior y causar heridas en caso de quedar al descubierto.

El nivel de ruido que emiten algunos juguetes también es dañino para el oído del pequeño. Si el sonido le desagrada a usted, le molestará mucho más a él.

Evite que los niños se diviertan con juguetes que lanzan proyectiles, ya que podrían causarse daño, especialmente a los ojos. Impida también que pongan piedras o bolitas como munición en las pistolas y que jueguen con flechas u objetos con punta.

Los juguetes eléctricos están recomendados generalmente para niños mayores de diez años. De todas maneras, enséñeles a los niños pequeños y también a los más grandes a tener precaución con las conexiones, a no mojar y a no recargar los enchufes.

Nunca deje a un niño jugar con globos rotos o desinflados, por el riesgo de asfixia al aspirarlos. Los globos desinflados o rotos están entre las principales causas de asfixia por juguetes en niños.

No deje que el niño duerma con juguetes que funcionan con pilas o baterías.

Los juguetes que se encuentren en mal estado pueden perjudicar la salud del niño, ya que contienen óxido o restos de pintura.

Enseñar a los niños mayores a mantener sus juguetes lejos de sus hermanos menores.

Guárdelos con seguridad

Enseñe a los pequeños una manera segura de sacar sus juguetes desde los estantes para evitar accidentes. Además, verifique que los guarden cuando dejan de usarlos, para así evitar que tropiecen o caigan sobre ellos.

Si los almacena en un baúl o en una caja grande, cuide que su tapa esté siempre abierta para que no caiga inesperadamente sobre el menor y asegúrese de que no pueda cerrarse sobre el niño. Para evitar encierros peligrosos, verifique que la caja tenga orificios que permitan la entrada de aire en caso de un accidente.

Es importante, que los hijos mayores mantengan los elementos peligrosos lejos del alcance de sus hermanos menores. Basta una bolsa plástica, un globo o una moneda en las manos equivocadas para que se produzca un accidente en el hogar.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta