• Categoría de la entrada:Salud

El parto no debe ser motivo de miedos, sino el inicio de una etapa maravillosa: la de la nueva vida que comienza.

Durante el embarazo, el autocuidado es esencial para que éste se desarrolle correctamente. Vivir el trascurso de la gestación con tranquilidad es uno de los puntos más importantes para que el feto crezca sano, además de llevar una rutina de higiene adecuada y cuidar la alimentación.

Recomiendan que las mujeres embarazadas realicen actividades físicas, salvo que estén contraindicadas por alguna razón médica. Los deportes más adecuados son la natación, la gimnasia o el yoga, que fortalecen el suelo pélvico. Se pueden practicar otros aceptados por el médico de forma suave y adaptándolos al embarazo y al periodo en el que se encuentre la mujer.

También es beneficioso salir a dar paseos al aire libre, éste es el deporte más cómodo y accesible. Hacer ejercicio durante el embarazo ayuda a descansar por las noches, mejora la sensación de bienestar de la embarazada y favorece el control del peso de la gestante.

Los cursos de educación maternal enseñan a la futura madre a llevar el embarazo, qué consejos seguir de cara al parto y cómo cuidar del bebé cuando nazca. La llegada de un nuevo hijo, suele suponer para los padres miedos, inseguridades y dudas, sobre todo en madres primerizas. Estos cursos ayudan a solventarlos y afrontar con ilusión el gran cambio que supone.

La enseñanza que se imparte va dirigida a ambos padres, o bien a la mujer y alguna persona cercana que sirva de apoyo a la embarazada y esté involucrada en el proceso y evolución de la gestación.

 

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta