• Categoría de la entrada:Prevención

El sistema de frenos es vital para la seguridad del conductor y de sus ocupantes.

Si bien su funcionamiento es complejo, su mantenimiento y revisión es bien simple. Esto redundará en mayor tranquilidad y seguridad para todos.

Pasos:

  • Líquido de frenos. Un pequeño tambor transparente en el motor, bien visible, aloja el líquido de frenos e indica su nivel. Revise el nivel cuando el auto esté frío. Mantener siempre el nivel indicado del líquido de frenos. Revisarlo con frecuencia, según las recomendaciones del fabricante.
  • Pastillas de freno. Son perfectamente visibles detrás de la ruedas. Poseen una marca que indica cuál es el espesor mínimo que garantiza el frenado normal. Si la marca indica que ya se pasó el nivel máximo de desgaste, lleve el automóvil a un lugar de confianza para su remplazo.
  • Disco de freno. Las pastillas ejecutan su acción sobre un disco. Si el disco tiene surcos por donde transitan las pastillas, es porque está gastado y entonces se reduce la capacidad de frenado. Es el momento indicado para consultar con un especialista para el remplazo o la rectificación.
  • Pérdida de fluidos. Observe debajo de las ruedas. Si visualiza pérdidas de líquido, podría indicar que hay fugas en el sistema de frenado.
  • Mangueras y conductos. Revise todo el circuito por donde circula el líquido y verifique que no existan elementos dañados. La humedad en los mismos indica una pérdida.
  • Luces del tablero. Chequee si los testigos indicativos de bajo nivel de líquido o de desgaste de pastillas funcionan correctamente. Pídale al mecánico que lo compruebe en sus visitas periódicas.

Importante

  • Siempre que visites un taller, aprovecha para pedirle al personal encargado que revise el sistema de frenado.
  • Si tiene dudas, chequee el manual del auto para saber dónde se encuentra el tambor que contiene el líquido de frenos.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta