• Categoría de la entrada:Prevención

Hay muchos malos hábitos para cargar peso que dificultan esta actividad y que pueden lesionar la espalda.

La forma incorrecta de cargar peso del suelo también suele ser la más utilizada porque es la más fácil. Consiste en ponerse frente al objeto a levantar y doblarse encorvando la espalda.

Al hacer eso ponemos en peligro nuestra espalda que realiza un esfuerzo extra desde una postura de riesgo como es la de estar encorvado.

La manera menos dñina para elevar peso desde el suelo es flexionando las rodillas en vez del tronco  y la columna ligeramente arqueada hacia atrás, nunca hacia delante y así la mayor fuerza recaerá sobre las piernas y la columna no está en una posición tan vulnerable. Debe pegar el bulto al cuerpo lo más posible empezando por los pies.

En caso de que tenga que girarse para colocar el bulto o dárselo a alguien, no gire la cintura. Hágalo con los pies dando pasos cortos.
Para transportar correctamente una carga debe llevarla lo más pegada posible a su cuerpo, apretándola contra usted de forma que reparta el peso para aliviar la fuerza de los brazos, pero sin incomodarle.

No elevar el bulto por encima del pecho y si el objeto a transportar es pesado camine con las rodillas ligeramente flexionadas. Si ha de depositarlo en alto, súbase a una escalera o banqueta y si se lo dan desde abajo, una vez esté usted subido, mejor. Suéltelo de la misma forma que explicamos para elevar objetos desde el suelo, pero realizando el proceso inverso y no gire la cintura.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta