• Categoría de la entrada:Salud

El café, tomado en cantidades normales, es bueno, pero cuando nos excedemos los efectos de la cafeína pueden ser nocivos para nuestro organismo. Por ello, hay quien debería desengancharse de esta bebida.

Uno de los consejos de la lista que ha realizado el portal Cocinatis es el de reducir el consumo poco a poco, ya que si es de los que está acostumbrado a tomar siete u ocho tazas al día quitarlo de golpe puede ser demasiado. Lo aconsejable es quitarse primero las que menos necesita, como las de media mañana o las de pasadas las cinco de la tarde.

Busque un sustituto. 

Necesitará una bebida caliente para olvidarse de su café. Puede empezar con un descafeinado (aunque contiene algo de cafeína), o cacao, un té… Y en los momentos de flaqueza intente ser lo más fuerte posible.

Duerma más. 

Si modifica sus hábitos y pasa a dormir las 7 horas recomendadas estará haciendo mucho para olvidarse del café. También es recomendable echarse una siesta de unos 15 minutos para volver luego con más fuerza al trabajo.

Beba agua. 

Este líquido le va a ayudar con el síndrome de la abstinencia. Además, le rehidratará su cuerpo y le ayudará con el equilibrio mental combatiendo cara a cara al nerviosismo.

Coma alimentos integrales.

 Comer cereales integrales le ayudará a regular el índice glucémico, lo que evitará que se siente tentado de combatir los bajones de azúcar con una taza de café.

Haga ejercicio.

 El ejercicio le ayudará a sentirse mejor porque liberará endorfinas y a olvidarse de su café cortado de después de comer o de la primera hora de la mañana.

No se junte con cafeceros.

 Evite las quedadas con personas que tomen mucho café para no caer en la tentación de “por un café no pasa nada”.

¿Cuál es tu opinión?

Deja una respuesta

Cerrar menú